Empresarios y expertos bolivianos han planteado distintas alternativas para superar la baja de las exportaciones, actividad que ha tenido una caída del 49 por ciento en los últimos seis años.

Entre las alternativas planteadas por los especialistas, están la promoción selectiva del comercio, la venta libre de excedentes, el incremento en la producción de rubros no tradicionales y la desburocratización de trámites.

Entre enero y octubre de este año, la balanza comercial del país sudamericano registró un déficit de 169 millones de dólares, según el reporte de noviembre sobre comportamiento de comercio exterior del Instituto Nacional de Estadística (INE).

De acuerdo con el INE, en los primeros 10 meses del año, las exportaciones disminuyeron 27 por ciento y las importaciones lo hicieron en 31 por ciento, respecto a igual lapso de 2019. 

El país sudamericano vendió de enero a octubre al mercado externo 5.441 millones de dólares, frente a los 11.113 millones de dólares de 2014, un decremento del 49 por ciento.

El directivo del Observatorio de Diversificación de la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo (Cainco) de Santa Cruz, Juan Pablo Saucedo, se refirió este domingo para Xinhua a las causas de la caída de las exportaciones bolivianas.

Dijo que este decremento se debe a la pandemia de la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19), así como al desplome de los precios internacionales del gas y los minerales.

El también docente de la Universidad Nur, planteó que para superar el déficit comercial, se diversificaran las ventas al exterior de productos no tradicionales con demanda en otros países e impulsar al sector de la agroindustria.

"Tenemos que combinar una política de promoción selectiva de exportaciones y contribuir fuertemente a la libre exportación de excedentes", dijo Saucedo.

El experto en comercio exterior propuso asimismo una política agresiva de apertura a nuevos mercados para la producción boliviana, en función a las restricciones internacionales por la pandemia de la COVID-19.

Por su parte, el gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez, recomendó este domingo al gobierno y a entidades empresariales fomentar las exportaciones no tradicionales, como medida clave para reactivar el motor de la economía boliviana, seriamente afectada por la caída de las ventas al exterior.

"Hoy más que nunca debemos pensar en fomentar las ventas externas para no depender de los pocos recursos naturales extractivos y no renovables, como el gas natural y los minerales", mencionó Rodríguez a medios estatales.

En tanto, el presidente de la Cámara Nacional de Exportadores (Caneb) de Bolivia, Gonzalo Molina, dijo recientemente a Xinhua que es "preocupante" la merma de las exportaciones de casi 50 por ciento en seis años y de un 27 por ciento este año, por lo que su gremio plantea trabajar con el gabinete económico del gobierno en políticas para revertir esta situación.

"Necesitamos cuanto antes reactivar la producción nacional, diversificar y potenciar las exportaciones. Las ventas externas también representan un gran apoyo a la recuperación de la economía boliviana", afirmó Molina.

Se deben encarar políticas dirigidas a mejorar la competitividad, según la consideración del representantes de los exportadores, "pero para ello el gobierno debe impulsar e incentivar la producción de bienes y servicios con calidad de exportación, fomentar las exportaciones de manufactura y apoyar la incorporación de valor agregado como premisa".

Molina consideró que a través de un pacto se debe trabajar en la simplificación de trámites, la desburocratización del Estado y, sobre todo, en la formación de una agencia pública-privada de promoción de exportaciones, con la finalidad de impulsar el comercio y generar empleo.

Con información de Xinhua.