El gobernador, Miguel Barbosa exhibió que el ayuntamiento de Puebla cobra “derecho de piso” al comercio ambulante, dejando ganancias millonarias en temporadas altas, como diciembre, como ejemplo.

“Los ayuntamientos solo ponen letreritos y a un lado están los ambulantes y llegan las gentes de los ayuntamientos a cobrar el derecho de piso; ¿saben cuánto dejan los ambulantes en fin de año y principio de año en ciudades grandes? Muchísimo dinero y es dinero que precisamente no entra a las arcas de los ayuntamientos y se queda en las bolsas de algunas gentes de los ayuntamientos”, refirió.

El jefe del Poder Ejecutivo estatal insistió que el comercio ambulante está prohibido y ningún gobierno municipal puede permitir la instalación de los vendedores.

Reiteró el llamado a los alcaldes a que hagan valer el exhorto recién emitido con la finalidad de que haya respeto a la vía pública y especialmente en esta emergencia sanitaria, pues las aglomeraciones provocadas por el comercio informal provocan más contagios de Covid-19.

El gobernador lamentó que a través de “letreritos” la administración en la capital pretenda inhibir al comercio informal, pues mientras que estos están colocados en las calles a un costado los comerciantes informales están plantados vendiendo sus productos y, con ello, además de invadir la vía pública generan aglomeraciones que provocan contagios de Covid-19.

Dentro del decreto que entró en vigor el pasado martes, el gobierno del estado especificó que el comercio informal está prohibido y es responsabilidad de los ayuntamientos hacer cumplir el documento.