Por cuarto año consecutivo, Finlandia fue elegido el “país más feliz del mundo”, por delante de Dinamarca, Suiza e Islandia, en una clasificación mundial del bienestar que se ha visto afectado de maneras dispares por la pandemia.

Alemania se sitúa en 13º lugar, Canadá en 14º, Reino Unido en el 17º, Estados Unidos en el 19º y España en el 27º. Europa monopoliza nueve de los 10 primeros puestos.

En cuanto a México, este ocupa la posición 36 mundial, y es el quinto lugar si solo consideramos a Latinoamérica: Costa Rica es el primer país latinoamericano en esta lista, en el puesto 16º, seguido de Guatemala (30º), Uruguay (31º), Brasil (35º), México (36º), Panamá (41º) y Chile (43º), en una lista de 149 naciones que tiene en cuenta datos de los últimos tres años.

El país 149º, es decir, el más infeliz según esta lista, es Afganistán, acompañado en los últimos puestos por varios países africanos.

Los autores del estudio, patrocinado por Naciones Unidas y que se publica desde 2012, usan sondeos de la empresa Gallup que cuestionan a los entrevistados sobre su percepción de la felicidad y cruzan estos datos con cifras del PIB, datos sobre libertad individual, corrupción y otros para llegar a un resultado.

Comparando esta lista con otras anteriores a la pandemia, los autores del estudio comprueban que ha habido “una frecuencia de emociones negativas significativamente superior” en un tercio de países.

Pero en 22 países, no se percibe un declive del bienestar ni tampoco de la percepción que la gente tiene de su propia vida, resume, sorprendido, John Helliwell, uno de los autores del estudio.

“Una explicación posible es que la gente ve el Covid-19 como una amenaza común y exterior que hace daño a todo el mundo y que ha generado un mayor sentimiento de solidaridad y empatía”, indicó el experto.

Pese a los inviernos largos y a que sus habitantes tienen reputación de poco expresivos y muy solitarios, Finlandia tiene un nivel de vida alto, servicios públicos que funcionan muy bien, muchos bosques y lagos y registra índices muy positivos en materia de solidaridad y lucha contra la pobreza y desigualdad.