Después de confiar en el estado de derecho que se vive en México para dar certeza y mantener las inversiones en energías limpias, Gilberto Marín Quintero reveló que aunque Manuel Bartlett Díaz es su amigo, deberán ser representantes de Iberdrola quienes hagan contacto con el titular de la CFE. 

El magnate refrendó que la serie de amparos promovidos contra la Ley de la Industria Eléctrica por el sector que ha depositado su confianza en México, que durante estos días subsiguientes se conocerá la aprobación en San Lázaro, ha refrendado confianza en la continuidad de los proyectos. 

Pero advirtió que en caso de existir obstáculos en los tribunales federales y en el propio T-MEC, el sector que impulsa este nuevo campo de energía en el país encontrará la estabilidad para continuar con el dinamismo. 

Además, el presidente de Grupo Alquimara Puebla priorizó que si las autoridades mexicanas pretenden un crecimiento de del 5 por ciento, se necesita del trabajo conjunto del sector privado. 

Puntualizó que los parques eólicos de Esperanza trabajan normalmente, dando sustento a familias de la región. 

Destacó que la administración de la federación tiene la libertad de cambiar las reglas del juego, pero se volarán varios aspectos de leyes y tratados. 

También subrayó que el problema de cambiar las reglas cuando ya estaban, es que violan varios principios, la retroactividad de la ley, tratados internacionales con el T-MEC.

"Obviamente las entidades privadas que invirtieron hacen muchos años cantidades muy importantes basadas en la ley se tiene que respetar confió en que todos esos procesos judiciales lleguen a buen término, si no, se irán a procesos internacionales”.

Advirtió que espera que impere la razón y el buen criterio a fin de entender que las energías renovables, no son enemigos, pues es la manera de sacar adelante a las nuevas generaciones. 

Marín Quintero aclaró que el sector empresarial respeta mucho al gobierno, además, se somete a cualquier dictamen pero seguirá trabajando en ese campo. 

"Nosotros representamos los ahorros de nuestros accionistas, tú tienes tu dinero en el banco y el banco lo invierte, pues lo hicimos porque confiamos en el gobierno, seguimos confiando en el gobierno; si el gobierno quiere cambiar las reglas pues tiene que respetar las leyes, nosotros esperamos que esto llegue a un buen fin y si no pues lo van a resolver los tribunales, la suprema corte (de justicia de la nación) y sino el TMEC y los acuerdos internacionales", detalló. 

Recordó que en cónclaves internacionales se ha precisado que si no se hace nada el planeta subirá su temperatura tres grados centígrados y esto generará grandes sequías, grandes inundaciones y una pandemia de mayores dimensiones muy superiores a lo que es el Covid-19. 

Ante la complejidad de la situación que vive este sector empresarial, advirtió al reportero que no ha tenido acercamientos con su amigo Manuel Bartlett Díaz. 

"Manuel Bartlett, es mi amigo, lo conozco hace muchos años, fue mi gobernador, tenemos una gran amistad, pero yo creo que no me toca a mí hacerlo, le toca nuestros socios y (Manuel) es una persona muy inteligente y muy capaz", dijo el empresario.

Consideró que a la larga esta situación es muy clara porque si el país quiere crecer al nivel del 5 por ciento, la iniciativa privada puede invertir, lo que no implica estar en contra de la Comisión Federal de Electricidad sino simplemente entender que el carbón y otras materias primas están contaminando el mundo.

Parques eólicos

El presidente de Grupo Alquimara valoró las inversiones en Puebla por 450 millones de dólares en sociedad con Iberdrola para la operación de los parques eólicos PIER y PIER II, en Puebla con los límites con Veracruz, están seguras y ayudan al desarrollo social de la zona.

“Hemos dado muchos empleos, donde había vandalismo, donde no había nada, donde había huachicol, hoy hay inversiones". 

Además, recordó que el grupo paga puntualmente su renta anual, mensual, no ha existido queja, pero sí oportunistas que quieren cambiar las reglas del juego y eso no puede ser.

Refrendó que en sociedad con Iberdrola se aterrizaron 150 millones de dólares al parque PIER I, mientras al segundo complejo le inyectaron 300 millones de dólares, que también aportaron a fincar varios contratos con propietarios de los terrenos a quienes pagan en las fechas pactadas por arrendarlos.

"Nos da mucho gusto porque donde había cerros que no había nada, que era pura piedra puras hierbas o ya estás poblaciones que son más de dos mil familias reciben un ingreso y pueden estar teniendo otro tipo de cultivos, más accesibles a esas zonas".