Un estudio publicado en la última edición de la revista Nature sugierió que las vacunas de Pfizer-BioNTech y Moderna podrían brindar protección “por años” en contra el coronavirus. 

De acuerdo con los investigadores que realizaron el estudio, las personas que recibieron alguna de estas inyecciones tenían respuestas inmunes más “persistentes” y fuertes, ya que utilizan la tecnología ARN mensajero (ARNm).

Además, los especialistas encontraron que ambas dosis produjeron niveles más altos de anticuerpos neutralizantes contra dos variantes del virus. 

“Es una buena señal de cuán duradera es nuestra inmunidad con esas vacunas", dijo al Times el doctor Ali Ellebedy, autor principal del estudio.

Para el análisis, los expertos reclutaron a 14 personas, a las cuales les aplicaron las dos dosis de la vacuna Pfizer, ocho de los participantes previamente habían estado enfermas de coronavirus. 

A las personas se les tomó muestras en los ganglios linfáticos cinco veces: a las tres, cuatro, cinco, siete y 15 semanas después de las dosis. 

Los resultados mostraron que, incluso cuatro meses después, los receptores tenían centros germinales muy activos y la cantidad de células B de memoria que reconocían el virus aún no habían disminuido. 

Pese a que el estudio solo analizó a personas vacunadas con Pfizer, Ellebedy aseguró que los hallazgos aplicarían con Moderna, pues ambas vacunas emplean la misma tecnología.