Las oficinas de Pfizer en la Ciudad de México se convirtieron en la sede de una protesta realizada por la organización Aids Healthcare Foundation, para exigir que liberen las patentes de la vacuna contra el coronavirus. 

La manifestación constó de una proyección con un haz de luz sobre el edificio de la empresa, donde se proyectaron frases como “Las vacunas contra la Covid-19 deben ser un bien público de la humanidad ¡Liberen las patentes!”

De acuerdo a estimaciones de la organización, el ritmo actual de vacunación tomaría caso 6 años el poder vacunar a todo el mundo contra el virus, sin embargo, el tiempo “se puede acortar si los laboratorios farmacéuticos liberan o flexibilizan las patentes, lo que permitiría ampliar su acceso a más población”.

La organización pidió promover la campaña  “Vacuna nuestro mundo”, que convoca a miles de organizaciones del mundo a levantar la voz para evidenciar lo inequitativo del acceso a las vacunas contra el Covid-19.