Una crisis económica sin precedentes vivirían Puebla y México sin las remesas, porque una de cada cinco familias las recibe desde Estados Unidos. En la mayoría de los casos, advirtió el investigador en Administración Financiera y Bursátil de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), Anselmo Salvador Chávez Capó, que 10 millones de hogares reciben recurso del extranjero en un país donde son 33 millones de familias. 

Puebla se ubicó en el top ten en el envío de remesas para sumar el índice más elevado con 1 mil 872.9 millones de dólares un día previo al 1 de enero del 2020, desde que el Banco de México (Banxico) registra esta actividad. 

El catedrático indicó que las remesas son muy importantes para la economía de estados como Puebla porque, prácticamente, una de cinco familias por lo menos las recibe; eventualmente, dijo, puede ser mayor, datos importantes para el desarrollo de la economía en el mediano y largo plazo.

Valoró el espíritu de lucha de los poblanos y connacionales que emigran en busca de mejores condiciones de vida para sus familias porque ni el Covid-19 pudo frenar el desempeño de esa fuerza laboral.

Bajo ese horizonte , sin importar los riesgos, conflictos familiares y económicos, los migrantes mantienen sus fuentes laborales, enviando recursos para beneficiar a los suyos y al entorno social.

El especialista en finanzas de la UPAEP priorizó que en esta ocasión el recurso aportado crea un panorama sólido para la sobrevivencia porque los mercados económicos locales vivieron afectaciones por el mantenerse en casa y la sana distancia.