Durante la conferencia de este lunes en Palacio Nacional, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) fue cuestionado nuevamente por el número de homicidios en el país.

En ese sentido, López Obrador admitió que su gobierno tiene dificultades para que las cifras sean menores; sin embargo, aseguró que en términos reales, ha existido una disminución “marginal” del 3%.

AMLO destacó que desde el inicio de su administración el 1 de diciembre de 2018, heredó la violencia hecha por el crimen organizado, el cual según él, antes podían actuar con el amparo de las instituciones mexicanas.

El presidente recalcó que pese a los enfrentamientos que existen en algunas partes del país, éstas no son motivadas por el Estado.

“No es un asunto fácil, fue un fruto podrido que heredamos, no es que echarle la culpa sin razón a los anteriores presidentes; el manejo de la seguridad estaba a cargo de la delincuencia y eso viene de tiempo atrás”.

AMLO reiteró que en los sexenios del PAN y PRI dejaron crecer la violencia y la fuerza de los cárteles del narcotráfico a través de la impunidad.

Al ejemplificar sus palabras, recordó a su predecesor Felipe Calderón, con el entonces secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, quien es investigado por su presunta labor con el narcotráfico.

“Llegamos al gobierno y nos encontramos con todas estas bandas, todos los del grupos y estamos haciendo un esfuerzo para garantizar la paz”.

López Obrador finalizó exponiendo que su estrategia para combatir la inseguridad en el país no será bajo el modelo de las anteriores administraciones, sino atacar las causas de raíz, como la pobreza y desigualdad.

“Se me hace muy cínico ir a hacer una denuncia a un organismo internacional, en este caso a la OEA, cuando ellos fueron los causantes de la crisis de México".