En su regreso a las actividades presenciales, el Congreso del Estado aprobó este martes una serie de reformas para considerar como delito el fraude familiar, es decir, que alguien oculte bienes para no dividirlos con sus familiares tras pactar un divorcio.

Tras más de 16 meses sin sesiones, los diputados de la LX Legislatura aprobaron las reformas al Código Penal en ese rubro.

El pasado 1 de julio, la Comisión de Procuración y Administración de Justicia del Congreso del Estado, aprobó tipificar el delito de fraude familiar, el cual fue votado este martes y aprobado por el Poder Legislativo de Puebla.

En el caso del delito fraude familiar, el Congreso de Puebla determinó que la pena irá de uno hasta cinco años de cárcel para la persona que oculte sus bienes con el fin de no compartirlos con su familia tras llevar a cabo el divorcio.

En ese sentido, además de la pena de prisión, quien infrinja dicha ley, será acreedor a multas que van desde los 8 mil 962 hasta los 26 mil 886 pesos.

Las reformas al Código Penal fueron aplicadas al artículo 407 Bis del con lo cual, ahora se tipifica el fraude familiar de la siguiente manera: 

“En detrimento de la sociedad conyugal o patrimonio común generado durante el matrimonio, el concubinato o relaciones de hecho, oculte, transfiera o adquiera a nombre de terceros bienes, se le aplicara sanciones de uno a cinco años de prisión y multa de 100 a 300 veces el valor diario de la Unidad de Medida”.