El presidente Andrés Manuel López Obrador negó que exista persecución política con contra de Ildefonso Guajardo Villarreal, secretario de Economía en el sexenio de Enrique Peña Nieto.

El exfuncionario federal así lo consideró tras conocerse que la Fiscalía General de la República (FGR) obtuvo de un Juez de Control la vinculación a proceso en su contra por el probable delito de enriquecimiento ilícito.

La semana pasada, la FGR informó a la detuvo a Luis Cárdenas Palomino, quien fungió como ex mando policiaco en el sexenio de Peña Nieto, quien enfrenta una acusación por presunta tortura.

Este lunes, desde Tabasco, AMLO sostuvo que el gobierno federal no persigue a nadie por razones políticas: “No es mi fuerte la venganza, si hay algún asunto judicial tiene que ver con la Fiscalía General de la República, y es cosa de aclararlo, el que nada debe nada teme”.

Dijo que el político no debe preocuparse si no tiene nada ilegal y es una gente honesta: “Aquí hay dos cosas: una es la acusación judicial y esa se atiende y la otra es la conciencia de cada quien, lo más importante es la tranquilidad de conciencia, si él tiene tranquila su conciencia lo demás es lo de menos”.

Por otro lado, López Obrador aseguró que desconoce cuántos exfuncionarios enfrentan procesos penales y ha dado la instrucción de que cuando se conozca un presunto delito se tiene que denunciar.

No debe de ocultarse nada, cero corrupción y cero impunidad sea quien sea. Si un secretario me lleva un expediente sobre un hecho de corrupción, lo que hago es: proceda, envíe la denuncia donde corresponde, imagínense si el presidente recibe un informe y le dice al secretario o subordinado, no te metas en eso, déjalo ahí, el presidente no puede ser rehén de nadie”.