El gobernador de Puebla, Miguel Barbosa, sentenció que no cederá a presiones ni chantajes, de parte de grupos de la iniciativa privada, luego de un desplegado del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), donde criticó la postura gubernamental. 

En su acostumbrada videoconferencia de prensa matutina, el mandatario estatal, aseguró que nunca se ha negado a dialogar, ni dejado que la forma de estos encuentros sea la de influir, al indicar que tiene constantes acercamientos con las cámaras empresariales. 

“Yo dialogo con empresarios permanentemente, pero quienes quieren ser enlaces con el gobierno o fueron por muchos periodos anteriores y que querían tener las prácticas de presión, no conmigo, que lo entiendan, que lo entiendan, no hay privilegios en mi gobierno para nadie”, aseguró.

Comentó que tiene diálogo con quienes quieran hacerlo, “y soy muy respetuoso de sus gremios y funciones, nos vamos respetando todos”, dijo el mandatario. 

Hace unos días, el mandatario estatal sostuvo que no pactará con el CCE alguna prórroga para que entregue un predio sobre Cúmulo de Virgo que recibió en donación desde 2004. 

El terreno de 6 mil metros cuadrados, 17 años después de recibirlo, apenas hay excavaciones de lo que prometía convertirse en las nuevas oficinas del CCE. 

De este modo, Miguel Barbosa exigió a la cámara empresarial que acate el fallo que hace una semana emitió un juez en torno al predio de la Reserva Territorial Atlixcáyotl. 

A través de un desplegado el presidente del CCE de Puebla, Ignacio Alarcón Rodríguez Pacheco, aseguró que las descalificaciones del gobernador Miguel Barbosa son preocupantes. 

"Preocupante, debido a que el discurso, así como las acciones por parte del gobierno, deberían encaminarse a sumar, a atender las problemáticas que Puebla enfrenta y a privilegiar el diálogo, mismo que hemos buscado por diversos medios". 

"Con todo respeto, no se trata de descalificaciones al puesto que alguien puede desempeñar; entendemos que todos los eslabones que integran a la empresa son esenciales: desde los colaboradores, hasta los directivos, pequeños, medianos o grandes empresarios, así como gerentes", señala en el documento. 

Finalmente, señaló que se necesita establecer un diálogo franco y propositivo que permita la creación de líneas estratégicas que den seguimiento a los problemas que enfrenta el estado.