El presidente de la Comisión de Educación del Congreso del Estado de Puebla, Hugo Alejo Domínguez, señaló que es necesario que para el próximo ciclo escolar se tomen medidas por parte de la Secretaría de Educación Pública, para que los estudiantes que quedaron huérfanos durante  la pandemia, no suspendan sus estudios; además, de que se dé un apoyo a los maestros rurales.

En entrevista, el legislador comentó que ya hubo un exhorto dirigido a la Secretaría de Educación Pública para que las y los alumnos que hayan perdido a su madre o padre de familia y/o tutor o tutora en esta pandemia, se les otorgue una beca al 100 por ciento para el pago de sus inscripciones.

Destacó la importancia de este dictamen en beneficio de las y los menores desamparados a causa de la pandemia.

Otro  exhorto, fue dirigido al titular del Ejecutivo del Estado, a las autoridades educativas y paraestatales que prestan el servicio público de educación media superior y superior, para que, en el ámbito de sus atribuciones, establezcan mecanismos que permitan condonar, o en su caso, realizar descuentos u otorgar facilidades para el pago de inscripciones y colegiaturas.

Esto, tomando en consideración la fecha en que se suspendieron las clases de manera oficial, por motivo de la pandemia generada por COVID-19 y por lo que resta del año, a efecto de no vulnerar el Derecho Humano a la Educación y apoyar la economía familiar de las y los poblanos.

Además se pidió a la Secretaría de Educación Pública del Estado para que, supervise a las escuelas públicas de nivel básico, no estén cobrando cuotas escolares durante la contingencia.

La problemática de maestros rurales

Por otra parte, Hugo Alejo Domínguez reiteró que cientos de maestros que laboran en comunidades indígenas del estado, donde la conectividad a internet no ha llegado, tuvieron que arriesgarse durante más de un año para llevar la educación a sus alumnos.

Además, aseveró que durante más de un año los profesores que sienten el magisterio como un "apostolado", tuvieron que elaborar cuestionarios o cuadernillos que ellos mismos repartían y recogían en las comunidades rurales.

Precisó que a más de un año de que se suspendieron las clases presenciales, a causa de  la pandemia, tuvieron que buscar alternativas para que los alumnos no perdieran clases y el ciclo escolar.

Aseguró que los maestros, en ocasiones, pusieron de su dinero para comprar el material, ya que entregaban los cuadernillos en día lunes con un cuestionario, y los fines de semana volvían a las comunidades para recogerlos.

El presidente de la Comisión de Educación del Congreso del Estado de Puebla señaló que a este sector indígena, pertenecen 72 escuelas, de las cuales, el 68 por ciento son rurales y bilingües, mismas que debido a su ubicación no cuentan con conectividad: "el diseño de cuadernillos o actividades semanales ha sido la mejor estrategia que se ha encontrado para poder trabajar con los alumnos".

Para finalizar, Hugo Alejo explicó que aunque hay zonas donde sí hay señal, se mantiene comunicación vía WhatsApp; sin embargo, la situación económica de los padres limita el uso de la aplicación.