Desde que está al frente de la diócesis de Tehuacán, el obispo Rodrigo Aguilar Martínez tuvo conocimiento de que al menos tres sujetos fingieron ser sacerdotes en las comunidades de San Antonio Soledad, Xaltepec y Palmarito, por lo que llamó a la feligresía para que no se deje sorprender por estos párrocos falsos.
Reconoció que desafortunadamente este tipo de señalamientos son recientes, por lo que pidió a sus feligreses no dejarse engañar.
“Es algo que constantemente vemos; los casos han crecido, pero pedimos a las personas que si dudan de algún sacerdote acudan a la Diócesis para verificar su legitimidad.”
Aseveró que no descarta que en las comunidades más alejadas de Tehuacán —como las de la Sierra Negra— pudiera seguirse dando esta situación al estar a grandes distancias.
Recomendó que en caso de alguna duda, acudan a la diócesis para saber sobre las licencias de los presbíteros o si tienen el nombramiento de parroquia e indagar cuándo se les fueron otorgadas estas facultades como ministro.
Reiteró que en los cinco años que tiene al frente de la diócesis de Tehuacán tiene conocimiento de los tres casos, aunque ahora una de las comunidades ya no pertenece a esta jurisdicción clerical.