Vecinos de la Unidad Habitacional La Margarita exigieron a las autoridades del municipio su intervención para frenar a políticos que tratan de imponer mesas directivas que lleven el destino del lugar.

Denunciaron que personajes como el diputado Héctor Alonso Granados y Leobardo Soto, líder de la CTM  están tratando de imponer planillas para buscar acomodar a personas allegadas a ellos como presidentes de la mesa directiva.

Norma Jiménez quien es la representante de la Asociación de Residentes de la Margarita denunció que hay personajes que tratan de utilizar como “botín político” a este conjunto habitacional como cada administración ocurre.

Dejó en claro que los vecinos están cansados que cada vez que se acerca el cambio de la mesa directiva, hay políticos que meten las manos en el proceso para llevar “agua a su molino”, mientras los que padecen de las necesidades primordiales son los más de 45 mil habitantes del lugar.

La representante vecinal destacó que ya no quieren más mesas directivas que los representen, pues siempre obtienen beneficios personales en lugar del bien común de los ciudadanos que prefieren la independencia sin intermediarios para acercarse a las autoridades.

En este sentido, destacó que una muestra de lo que han hecho con La Margarita las mesas directivas, es el caso de Lidia Chávez, que por años a explotado la unidad habitacional para fines personales y que al ser impulsada por la administración municipal anterior, simplemente cometió diversas irregularidades en agravio de la colonia.

Aseguraron que las autoridades deben intervenir para hacer una auditoría a Lidia Chávez y en caso de encontrar irregularidades, se pueda proceder en su contra pues permitió la invasión de áreas comune4s, rentó espacios para ambulantes, lucró con los programas que son para La Margarita, entre otras denuncias de los propios vecinos.