El autoritarismo y el escándalo no tienen cabida en los gobiernos democráticos, señaló el presidente municipal de Puebla, Eduardo Rivera Pérez, quien agregó que en su administración continuará privilegiando los acuerdos y los consensos en beneficio de los ciudadanos de la capital.

Tras el acto, celebrado en el patio del Palacio Municipal, Rivera Pérez afirmó que su mensaje no tiene como destinatario al gobierno del estado sino que recordó que en el pasado las relaciones entre gobernantes y ciudadanos se basaba en eso: actos de autoridad y escándalos para crear percepciones distintas a la realidad.

“La relación política en el ayuntamiento de Puebla permite la crítica y el señalamiento cuando éste tiene fundamento y responsabilidad”, comentó el alcalde capitalino quien agregó que “como demócrata no le tengo temor a este tipo de observaciones que, insisto, más allá de nuestras diferencias como Cabildo ha prevalecido el respeto y el diálogo, el acuerdo y la gobernabilidad”.

El edil poblano aseguró que siempre privilegiará el diálogo antes de permitir chantajes o imposiciones que vayan en contra de los ciudadanos.

Ante ello, hizo un llamado a los regidores y funcionarios de su administración a redoblar los esfuerzos por el bien de los poblanos.