La ciudad de Puebla fue sede de la reunión anual de la Asociación Internacional de Ciudades Mensajeras del país, donde los integrantes se pronunciaron porque los gobiernos del Medio Oriente conformen una zona libre de armas nucleares.

Durante su inauguración, el presidente de la asociación, Alfred Madguer, acompañado del presidente municipal de Puebla, Eduardo Rivera Pérez, destacó la importancia de que México contribuya a impulsar la campaña para acabar con la producción de armamento nuclear, ya que a pesar de la muerte de millones de personas en el mundo —como en el Medio Oriente—, siguen construyéndose este tipo de armamento que únicamente provocaría una tercera guerra mundial.

El representante de más de 100 países integrantes de esta asociación criticó el hecho de que las potencias nucleares, como Estados Unidos e Israel, sigan construyendo armamento en lugar de destinar mayores recursos para la educación y la salud, con lo cual lograrían acabar con la pobreza en el mundo.

Alfred Madguer sentenció que contrario a las expectativas, en los últimos 20 años la pobreza mundial aumentó de manera considerable, cuando la intención era reducirla hasta en un 50 por ciento. Aseguró que esto es consecuencia de que las potencias mundiales enfocaran recursos de billones de dólares en la construcción de armamento nuclear, lo cual generó más pobreza y desempleo generados por la corrupción y la manipulación de los gobiernos locales.