Habitantes de la colonia Arboledas de Guadalupe pagaron los platos rotos luego de que las autoridades decidieran reubicar a franeleros y ambulantes que fueron reubicados a este lugar al prohibir su presencia en Los Fuertes durante las actividades de la Feria de Puebla.


Los vecinos que se inconformaron desde un principio con esta medida del ayuntamiento, originó su descontento y ahora que padecen los problemas generados aún exigen una solución.


En entrevista, los habitantes aseguraron que a raíz de la llegada de franeleros, la zona se ha convertido en un foco de inseguridad. Los denominados “viene, viene” desde muy temprano hacen apartados de lugares a las afueras de sus viviendas.


Afirmaron que estas personas consumen bebidas embriagantes y hasta drogas, situación que pone en peligro a los que habitan en el lugar, pues han sido objeto de agresiones cuando se les pide retirarse de sus hogares.


Los vecinos afirmaron que las calles de la colonia han sido tomadas a placer por los franeleros, los cuales llegan a cobrar entre 50 a 100 pesos a las personas que llegan a La Feria e incluso a los propios habitantes del lugar.


Pese a que desde un principio se prohibió la presencia de franeleros en esta zona de la ciudad, señalaron como responsables a los elementos de la policía y de vía pública que están en el lugar no aplican la ley, los solapan y hasta se ha visto que los propios agentes reciben a cambio dinero o un refresco para el calor.