Desde el sábado pasado las unidades alimentadoras de las troncales de la Línea 2 de la Red Urbana de Transporte Articulado (RUTA) comenzaron a cobrar el transporte, después de seis meses de que fue gratis, sin embargo, para los usuarios ha sido una molestia. 

Una de las administradoras del servicio explicó que entre una alimentadora, el troncal y una segunda alimentadora, los usuarios solo pagan 7.50 pesos, pero si tardan más de 60 minutos entre la primera vez que pasaron la tarjeta y la última; tendrán que pagar 6 pesos por la alimentadora y 7.50 para el troncal.

Recomendó utilizar una tarjeta del sistema de transporte denominado Metrobús por persona para evitar cargos indebidos: “se debe respetar (cada tarjeta) solo para una persona…se recomienda una tarjeta por persona”, insistió.

Las más molestas por el servicio fueron las señoras, quienes acusaron que se trata de un pésimo transporte, además de que les “roban el saldo” de las tarjetas y no tienen forma de interponer una queja para una posible devolución.

Denuncian robo en despoblado

Elizabeth Villegas señaló que no pudo entrar por el torniquete porque le indicaba saldo insuficiente, “pero le acabo de recargar y no pasó, pero me dicen que mi tarjeta no tiene nada de saldo, porque lo acaban de monitorear”.

Además, le dijeron que tiene que esperar 10 minutos para que revisen su tarjeta, “vemos que el sistema de alimentadoras nos está tratando de la fregada, la verdad está muy mal esto”, insistió.

Y aunque recibió asesoría de uno de los vigilantes, le dejaron en claro que si quería pasar y abordar la troncal tendría que abonar a su tarjeta, porque de otra forma sería imposible.

Por ello señaló que “la Línea 2 y las alimentadoras están mal, se ponen muy pesados, nos insultan y luego aparte de todo no nos quieren subir, los camiones van casi vacíos y ahí nos dejan parados como tontos, la verdad no es justo, no es válido que nos hagan eso, porque estamos pagando”.

Reiteró que acababa de recargar la tarjeta y la mandaron de nuevo a poner saldo, “que lo tengo que reportar, pero ya en otra ocasión recargué 50 pesos y pasó y de regreso ya no tenía saldo, se llevan los 50 pesos, tampoco es justo”, dijo molesta.

En tanto, María Elena Delgado dijo que el servicio de transporte es pésimo, pero además señaló que “para empezar nos roban mucho y para terminar no es un carro que nos haga el favor, porque nos deja muy lejos, aquí nos deja en la iglesia de El Rayito y atravesar es un peligro tremendo, entonces no nos conviene, pero ni modo, ya no tenemos otra opción y hay que usarla”.

Por su parte, Silvia Loeza aseguró que “en la estación de San Bartolo una señora cargó 50 pesos y a la hora de pasar nada más tenía 37 pesos, por eso digo que nos están quitando recursos y eso pasa en todas las estaciones, pero además el servicio de las alimentadoras está más o menos”.

María Reina, otra usuaria, indicó que “es terrible, pasan muy llenos, tardan mucho en pasar, van muy lentos, está horrible el servicio, pero estamos obligados a ocuparlo porque nos quitaron los demás rutas alternas, no nos dan otra opción, pero tenemos que tomar el Metrobús para llegar a nuestro destino”, dijo.

Mutis de trabajadoras

Las trabajadoras de las estaciones Diagonal Oriente y Poniente se negaron a ofrecer información sobre el comportamiento del servicio en las rutas troncales y en las alimentadoras, sin embargo, dijeron que la homologación del servicio ya funcionaba desde el sábado pasado.

“No le puedo proporcionar esa información porque yo no soy responsable, hay un asesor en la otra estación, allá puede ir, pero la gente ya sabe que a las alimentadoras ya tienen que subir con la tarjeta desde el 21 de noviembre”, señalaron.