La imagen de la madre que se queda en su casa para educar a sus hijos quedó relegada a la publicidad conservadora y alejada de la realidad, ahora las mamás deben trasladarse a distintas partes para realizar sus labores.

Un estudio de la Asociación Mexicana de Transporte y Movilidad (AMTM) delegación Puebla destaca que en México existen casi 29 millones de mamás (mayores de 15 años, al menos un hijo).

El 45 por ciento de ellas tiene una participación económica relevante en la familia. Mientras que el 98 por ciento combinará actividades laborales con los quehaceres domésticos, lo que presenta una responsabilidad adicional.

Aunado a ello, el 13 por ciento destinara el total de sus ingresos al bien estar de la familia, sin recibir nada para ellas.

El análisis coordinado por Abraham González Sánchez y Anuar Musalem Valencia, destaca que el 96.3 por ciento de las mamás participan en la producción de “bienes y servicios”, lo que significa que tiene que desplazarse activamente a sus centros de trabajo. 

El reporte detalla que cada 10 de mayo, se celebra el “Día de las Madres” y se festejan a más de 29 millones de madres que existen en el País... pero, ¿cuál es la situación que enfrentan las madres mexicanas en sus desplazamientos?

Los retos detalla el reporte son: la escasa accesibilidad (asientos vulnerables, mujeres embarazadas), además de que tienen menor capacidad de autonomía. ( por mayor quipaje para bebes).

Las mamás presentan mayor riesgo por descenso de marcha, aunado a que se eleva el gasto en pasaje de transporte público, tomando en cuenta el criterio que los niños mayores de 6 años pagan su peaje.

Deben invertir mayores cantidades en periféricos  como sillas para niños en automóviles, además de ser propensas a acoso en vía pública, en especial transporte público.

Una nota especial del reporte pregunta: ¿qué tan buen país es México para ser mamá?

De 178 países evaluados, México se encuentra en el lugar 54 según el reporte: Estado De Las Madres Del Mundo 2014, realizado por “Save The Children”; la ONG tomó en cuenta los factores: educativos, económicos, de salud y políticas públicas de movilidad existentes en sus países.

Al finalizar la AMTM resaltó que nuestros primeros traslados iniciaron en los brazos, manos y bajo los cuidados de una mujer.