Aunque los verificentros  de Puebla están abiertos, no se da servicio, sino simplemente trabajadores revisan sus dinamómetros, por lo que cientos de automovilistas son rechazados hasta nuevo aviso.

Mientras tanto, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) señala a Puebla como la tercera entidad de la Megalopolis con más líneas de verificación  clausuradas, abajo apenas por 4 dinamómetros de la Ciudad de México (CDMX) y del Estado de México.

En un recorrido por los establecimientos de la ciudad de Puebla se comprobó que no se está dando el servicio, aunque no hay aviso oficial de parte de los mismos concesionarios.

La Secretaría de Desarrollo Rural, Sustentabilidad y Ordenamiento Territorial (SDRSOT) ha guardado silencio sobre la situación a pesar de que se ha solicitado entrevista a su titular Rodrigo Riestra.

Asimismo el representante de los verificentros en Puebla, Miguel Espina, desde el pasado fin de semana no contesta teléfonos para explicar la situación de los centros.

En tanto, en el recorrido los mismos empleados señalan a los automovilistas que llegan que están cerrados hasta nuevo aviso de sus patrones.

“Hay dese su vuelta el viernes”, piden sin más explicación en el verificentro ubicado en la 25 Oriente y 20 Sur, mientras que en el teléfono de los centros de verificación 240-4141, piden que se llame el miércoles a ver si ya abrieron.

 

Los cierres

Solo el Estado y la Ciudad de México (CDMX), están por arriba de Puebla entre las entidades de la Megalopolis con más número de dinamómetros clausurados.

Y es que en Puebla se de siete verificentros supervisados, se han clausurado 34 líneas.

En medio de estos cierres, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) continúa las supervisiones y clausuras en toda la zona de la Megalopolis, en la que se encuentra Puebla y cin entidades federativas.

En su último reporte la dependencia federal detalla que durante el período del 1 al 8 de julio se han visitado 50 verificentros, 19 de ellos en el Estado de México, 12 en CDMX, 7 en Puebla y la misma cantidad en Tlaxcala, 4 en Hidalgo, y 1 en Morelos.

Detalla que el mayor número de líneas suspendidas se registra en el Estado de México con 46, le siguen la Ciudad de México con 40 y Puebla con 34, mientras que en Hidalgo apenas son 4, en Tlaxcala, dos más, y en Morelos, no hay ninguna clausura.

Se informa que la suspensión de las líneas de medición se ha hecho sólo para las pruebas con rodillos que se utilizan para vehículos año modelo 2005 y anteriores, mismos que representan un tercio del parque vehicular de la Megalópolis.

Por lo tanto, Profepa afirma         que no ha afectado la capacidad de los verificentros visitados para continuar operando las pruebas con el Sistema de Diagnóstico a Bordo que se utiliza para más del 60% de los vehículos particulares existentes.

Se ha visitado apenas el 11% por ciento de los 447 verificentros que operan en el área geográfica donde tiene validez la norma que faculta a Profepa hacer las supervisiones.

“Durante las visitas de inspección se han encontrado algunos de los verificentros cerrados, toda vez que por decisión propia han decidido suspender su servicio en tanto no concluyan el mantenimiento y actualización de sus sistemas de medición, para alinearlos a lo establecido por la NOM-167 emergente”, detalla la dependencia en el comunicado.

La Profepa verifica que los instrumentos (dinamómetros, estaciones meteorológicas, lectores de gases y opacímetros, entre otros) tengan el mantenimiento requerido y sean calibrados con la periodicidad que marca la normatividad correspondiente, para que provean de lecturas confiables e información correcta.

Y revela que para lo que resta de julio se tiene proyectado realizar entre 128 y 160 visitas de inspección a igual número de centros de verificación vehicular.

De acuerdo a los resultados obtenidos y a las medidas ordenadas por la autoridad, realizará nuevas visitas a los centros para constatar que hayan subsanado las irregularidades que se les encuentren, advierten finalmente.