La construcción de la ciclopista elevada Hermanos Serdán, la más cara de México por la inversión de 271.3 millones de pesos que destinará el gobierno morenovallista para la obra de 7.4 kilómetros de longitud, ha generado indignación por el costo y el ecocidio que generará a lo largo de la vía, donde aún existen 785 árboles; de ellos, 323 serían talados, 378 “trasplantados” y 59 podados. El resultado indica que la afectación será de 96 por ciento.

Diversas agrupaciones ciclistas de la entidad han levantado la voz ante el ecocidio y despilfarro económico que realizará la administración de Rafael Moreno Valle. El representante del colectivo Cholula en Bici, Armando Pliego Ishikawa, exigió a las autoridades estatales y municipales detener la obra, ya que implica la afectación de 785 árboles que hay en la vialidad y que constituyen uno de los pocos pulmones verdes de Puebla.

“El retiro de estos árboles es innecesario e inaceptable; en contraparte, necesitamos reforestar toda la zona urbana, los camellones, banquetas y parques, así como equipamientos urbanos, necesitan de arbolado que nos ayuda a mitigar las emisiones y combatir el cambio climático”, puntualizó.

Ante el posible ecocidio en el bulevar Hermanos Serdán donde de acuerdo con reportes de autoridades estatales y municipales también 59 árboles serán podados, habrá un déficit en áreas verdes porque la Organización Mundial de la Salud (OMS) es clara al indicar que por cada habitante se deben tener 9 metros cuadrados verdes, pero en la capital del principal municipio del estado solo cuanta con la mitad.

Detener trabajos

“Exigimos detener en su totalidad las obras de la ciclopista Hermanos Serdán y no continuar con el desarrollo hasta tener un consenso entre las organizaciones de la sociedad civil que impulsan políticas para la movilidad urbana y seguridad vial y las autoridades municipales y estatales”.

Explicó que el gasto es colosal por los 271.3 millones de pesos que se destinarán para la obra de 7.4 kilómetros se puede traducir en 60 kilómetros de infraestructura ciclista en Puebla capital.

Armando Pliego recordó que la ciclopista elevada será la más cara que se construirá en México, que lamentablemente se unirá a las otras que han edificado en la actual administración que dijo se han hecho sin estudios de planeaciones y sin seguir el Plan de Movilidad no Motriz.

Lo ideal de todas las rutas ciclistas, pormenorizó, es que deben ir en el piso con lo que el gobierno ahorraría y no terminará con la vida de árboles con edades de los 25 a 30 años.

Bajo ese panorama, indicó que la ciclovía de la 31 Oriente, del Centro Histórico y la Atlixcáyotl junto con la del Parque Lineal Universitario no dan respuesta a los usuarios por su mala planeación urbana.

Armando Pliego aseguró que los responsables de la ejecución de la obra deben cumplir con los criterios del Plan de Movilidad No Motorizada para Puebla, de la Secretaría de Transportes Sedatu-Banco Mundial, Ciclored Universitaria y del Instituto Municipal de Planeación (Implan).

“En ninguno de estos estudios se plantea la construcción de vías elevadas que impliquen la tala de árboles, las ciclopistas deben convivir con las personas de a pie”.

Ante ese panorama indicó que las agrupaciones de ciclistas buscarán una audiencia con el secretario de Infraestructura y Transportes (SIT), Diego Corona Cremean, para que escuche sus demandas y se encuentre una alternativa, pero en caso de que no se les responda, acudirán ante las instancias legales para que se puedan detener los trabajos de la ciclopista.

Precisó que remover cada uno de los 378 ejemplares tendrá un costo de entre 8 y 10 mil pesos, sin embargo, no se garantiza que sobrevivan, pues al ser replantados se prevé que solo lo logre una tercera parte.