Después de la mega fuga de petróleo en la junta auxiliar de San Francisco Ocotlán de Coronango provocada por los ordeña ductos de Pemex, la nube de vapor alcanzó al municipio poblano derivado de los diferentes cambios de viento.
El director de la Unidad Operativa de Protección Civil Municipal, Gustavo Ariza Salvatori a través de su cuenta @GusSalvatori informó a la población que el olor a petróleo no provoca daños.
Pero Ariza Salvatori recomendó a los poblanos, en otro tuit, abrir ventanas de casas para ventilar adecuadamente los inmuebles.
La nube de vapor —advirtió— en otra entrega a través de la red social que se desplazó al sur de la ciudad. Pero aclaró que se dejó de percibir a su paso.
El daño ecológico provocado por el petróleo esparcido a lo largo de una hectárea de cultivo hasta el momento se calcula en millones de pesos.
Los vecinos de la zona dañada por la fuga notificaron a sus autoridades durante la madrugada.
La fuga provocó los 20 metros de altura, reportaron en su momento las autoridades encargadas de sellar los ductos ordeñados.
A lo largo de la jornada tuitera, Ariza Salvatori se dedicó también a reconfortar a poblanos inquietos y ávidos de información como al expaniista Pedro Plaza (@amigopedroplaza) a quien recomendó cerrar puertas y ventanas, "en cuanto aumente la temperatura el olor desaparecerá, no usar aromatizantes".
El director de la Unidad Operativa de Protección Civil Municipal, reiteró a los cibernautas que la fuga en Puebla no producirá ningún daño ni riesgo para los habitantes de Puebla.