Este miércoles se inaugurará la rehabilitación del Paseo Bravo, la cual contó con una inversión de 19 millones 379 mil 386 pesos y 64 centavos. El mantenimiento está asegurado por medio del recurso etiquetado en el Programa Basado en Resultados (PBR), advirtió la presidenta de la comisión de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente, Myriam Arabián Couttolenc.

Además acentuó que la zona también contará  con un “guarda-parques”, quien será el responsable de solicitar elementos que se deban renovar por el desgaste cotidiano y solicitar la intervención municipal.

Informó que también se han expedido permisos para 16 ambulantes; ocho serán fijos y el resto semifijos: “Son cinco organizaciones de vendedores ambulantes; son únicamente espacios 16, no necesariamente 16 personas en la actividad comercial y de ellos dependerá cómo se reparten porque no habrá más espacios”, subrayó.

En ese marco pidió a los poblanos y poblanas esforzarse como lo hará la autoridad para conservar el renovado parque en buenas condiciones porque la carencia de espacios verdes  en Puebla así demanda este tipo de trabajo conjunto.

Recordó que el Paseo Bravo tiene una superficie intervenida de dos mil 755 metros cuadrados y cuenta con 100 piezas de bolardos, 795 metros cuadrados de pergolado, 12 mil piezas de jardinería, además de 30 bancas, ocho módulos comerciales, cámaras de video-vigilancia, 50 botes de basura, 75 metros de rampas para el desplazamiento de personas con sillas de ruedas y 176 piezas de luminarias para alumbrar correctamente el espacio en las noches.

El pasado 21 de junio, el alcalde Luis Banck Serrato, durante un recorrido de supervisión, destacó que en materia de seguridad, se instalarían 200 nuevos “puntos de luz” y dos cámaras de video-vigilancia conectadas directamente al Centro de Control, Comando, Comunicaciones y Cómputo (C5) para brindar tranquilidad a los peatones, visitantes y vendedores.  

El patrimonio histórico de los poblanos como Palacio Municipal, la Basílica Catedral Metropolitana, Los Portales, el Parque Juárez y  el Paseo Bravo, no contaban con escrituras; por ese motivo, durante su gestión del ahora gobernador José Antonio Gali Fayad como presidente municipal, se avocó a dar certeza jurídica sobre los bienes.

El Paseo Bravo se inauguró en 1840, pero en primera instancia, según los cronistas de a Angelópolis, anteriormente era un espacio que agrupaba un gran número de viviendas, sufriendo su primera gran transformación, conocido por ser un punto de encuentro de ayer y hoy para las familias poblanas.

Arabián Couttolenc, insistió, que la administración municipal tiene los recursos necesarios para mantener en óptimas condiciones tanto el Paseo Bravo como el Parque Juárez que próximamente se inaugurará.