La seguridad durante la festividad del 15 de septiembre está garantizada en Puebla, advirtió el alcalde Luis Banck Serrato, al confirmar que en esta ocasión la ceremonia conmemorativa del Grito de la Independencia corroborará la democracia que vive la Angelópolis, pues ha invitado a la presidenta municipal electa, Claudia Rivera Vivanco, al Charles Hall.

Además, el acto protocolario será doblemente emotivo, puntualizó,  porque será el último de su gestión, al igual que el del gobernador José Antonio Gali Fayad.

Por lo tanto, el operativo de seguridad y protección civil se desarrollará a lo largo del día para obtener un saldo blanco como cada año, indicó. Pero aclaró que los protocolos de seguridad en la zona no significan que se descuide el interior del municipio.

“Estamos listos para que sea una fiesta que se pueda llevar en tranquilidad y seguridad para todos; será un momento particularmente emotivo tanto para el gobernador y para mí, será el último en la administración”.

Ingreso al zócalo “con lupa”

El secretario de Gobernación, José Ventura Rodríguez Verdín dijo que el 15 de septiembre, la dependencia a su cargo extremará las medidas de seguridad al ingreso del zócalo para garantizar la tranquilidad durante la verbena.

Recordó que al igual que el año previo se prohibirán las hebillas, cinturones, sombrillas, espuma y todos los objetos que pueda ser usado como un arma.

Destacó que los líderes de organizaciones de los ambulantes conocen los lugares donde se instalarán, pero no podrán ubicarse en la 5 de Mayo.

Rodríguez Verdín  explicó que para el desfile del 16 de septiembre se desplegará un operativo diferente por la parada cívico-militar.

El desfile en esta ocasión comenzará en el bulevar 5 de Mayo, continuará por las Avenidas Jun de Palafox y Mendoza, pará por el Paseo Bravo  para ingresar a la Avenida Juárez y concluirá en la fuente de los Frailes.