Ante el creciente número de casos de violencia familiar que, lamentable, se ha convertido en el segundo delito recurrente en Puebla capital, el alcalde Luis Banck Serrato propondrá que se tipifique de otra forma para que los infractores de la ley reciban castigos ejemplares.

El alcalde, antes de viajar a los Estados Unidos para presentar proyectos de movilidad y rehabilitación del río Atoyac, reveló, que son hombres los que cometen el delito de violentar a la mujer, por eso el aparato judicial y el Congreso deberá reformar la ley  para comenzar a reducir ese tipo de violencia.

“Es un tema  muy importante, quiero comentar que en la ciudad, es el segundo delito que ocurre con mayor frecuencia al interior del núcleo familiar, pero es una categoría en la que no estoy de acuerdo, porque así está el tipo delictivo, la verdad de las cosas es que cada vez que vemos un fenómeno de violencia familiar y lamentablemente es violencia contra las mujeres”.

Destacó que en las mesas de seguridad y justicia realizadas todos los jueves, particularmente en la del 30 de agosto, se observó un incremento relevante en el número de casos, básicamente entre cuatro paredes, que significa, mujeres maltratadas en sus propios hogares.

“Lo volvimos a observar en la mesa de justicia, se están incrementado el número de acciones violentas entre cuatro paredes en contra de las mujeres, recibimos denuncias por parte de las jefas de familia, mujeres que son lastimadas por su pareja sentimental; entonces tomamos un paso al frente en el Ayuntamiento”.

Banck Serrato precisó que la alcaldía ha comenzado a saldar la cuenta con las mujeres con la publicación en el Periódico Oficial del Estado de los castigos contra el acoso callejero, aspecto que destacó, es un gran paso adelante para combatir la violencia contra las mujeres por el simple hecho de ser mujeres.

Adelantó que el Ayuntamiento de Puebla está preparado y listo para comenzar a aplicar la ley y encarcelar hasta por 36 horas a los acosadores sexuales.

Consideró que con este tipo de acciones, se puede asegurar que al Ayuntamiento no le tiembla nada para aplicar la ley aprobada en sesión ordinaria de Cabildo y los infractores tendrán serias consecuencias.

“Esto es una conducta que constituye un delito por donde se le quiera ver y estamos listo para aplicar la ley, hasta la privación de la libertad por 36 horas y multas de hasta ocho mil pesos para que entiendan que se debe respetar a la mujer sin importar su posición social”.