Al advertir que el problema del ambulantaje necesita de paciencia para alcanzar la regulación, Eduardo Rivera Pérez pidió al sector empresarial serenidad y tranquilidad porque este gobierno ha reducido el número de vendedores informales en el Centro Histórico. 

El alcalde priorizó que en dos meses de gestión "no existe una varita mágica" para resolver todos los problemas heredados por la administración anterior. 

Priorizó que el desbordamiento de ambulantes en el Centro Histórico, que encontró el jueves 14 de octubre pasado, ya no existe, pero aclaró que aún falta mucho trabajo por desarrollar

Ejemplificó que en la emblemática 5 de Mayo, Parián, Avenida Reforma, zócalo y la 5 Poniente, los informales no están.

“No es un tema fácil, no hay varita mágica, les pido paciencia, hemos avanzado, no hemos empeorado, en el zócalo, 5 de mayo, reforma, Parián, 5 poniente había gran cantidad de ambulantes cuando entré a la administración, eso ya no existe, sé que hay una gran deuda pendiente para trabajar al respecto, les pido tengan paciencia y confianza, no podemos resolver lo que heredamos en dos meses”, expuso.

Ante ese panorama priorizó que su gobierno dio una segunda oportunidad a los líderes de las organizaciones que venden en el Centro Histórico para que entreguen su padrón, pero advirtió que agotarán el diálogo antes de tomar medidas contundentes.

“Haremos una segunda notificación, estamos en la disposición de diálogo, hemos dialogado y lo hice con la 28 de octubre, por eso hice el comentario del mercado amalucan; es importante conocer cuántos son y qué organizaciones”.

Aclaró que "esta administración tiene extendida la mano para encontrar soluciones con el ofrecimiento de los empresarios y la búsqueda de espacios para la ciudad".