Ambulantes de al menos ocho organizaciones marcharon por las calles del Centro Histórico para protestar por el operativo que desarrolló el Ayuntamiento de Puebla el pasado lunes para evitar la instalación de sus puestos. 

Minutos antes, la administración municipal desplegó un dispositivo de seguridad con pipas en la Avenida Reforma y  16 de Septiembre para impedir a los informales arribar al Zócalo.

Los dirigentes, con algunos de sus afiliados caminaron del El Gallito por la Avenida Reforma, pero al notar las pipas, y personal de varias corporaciones, dieron vuelta por la 3 Sur para dirigir sus pasos a la Secretaría de Gobernación Municipal (Segom) en la 3 Poniente.

Los ambulantes mostraron su desacuerdo por no instalarse en el Centro Histórico y mientras lanzaban consignas, acusaron que son tratados como delincuentes.

Francisco Machorro, líder de Antorcha Comercial del Antorcha Campesina, dijo que mantendrá la lucha aunque buscan meterlo a la cárcel, al igual que a los otros líderes.

Anunció que si no existe solución, tomarán el Zócalo para vender sus productos al afirmar que después del operativo, han tenido pérdidas económicas.

Durante sus arengas, Alejandra Leiva aceptó que aceptan cuotas, pero son para regular el espacio y hacer trámites que les piden los elementos de Segom.

Uno de los representantes de comerciantes informales, aseguró que no hay diálogo y acentuó que el secretario de Gobernación, Jorge Cruz Lepe únicamente dio cuatro opciones de reubicación, pero no les comentó a dónde. 

Después de un encuentro con Jorge Cruz Lepe, los ambulantes indicaron que van a marchar diariamente hasta que la autoridad los dejen instalarse en el Centro Histórico.