La Unión de Pequeños y Medianos Industriales del Pan en Puebla (Upnipam) y la Asociación de Panaderos del Estado de Puebla acordaron con la Secretaría de Economía, pedir a los mayoristas de materias primas evitar especulaciones con los costos de productos y a ser solidarios.

En el encuentro pactaron también pedir a la industria molinera de trigo evitar la cadena especulativa para no acentuar el panorama complicado que se vive en medio de la reactivación económica.

La industria panadera ha observado en las últimas semanas un incremento desorbitado de los precios de insumos que afectarán el costo final del producto.

El trance de económico de la industria panadera en estos últimos meses también se acentúa por la escalada de precios de los diferentes tipos de mantequilla, al pasar de la 300 pesos a los 800 pesos.

Los panificadores en únicamente seis días han visto como la harina se elevó  300 pesos; durante diciembre este básico producto tuvo un fuerte incremento, en enero costaba 550 pesos y ahora está entre los 700 a 750 pesos o a precios más elevados. 

Además el precio de las mantequillas está en escalada de aumentos, como la manteca que tuvo un fuerte ajuste, al igual que las margarinas en un camino de alzas desmedidas que ya no tienen marcha atrás.

En ese conjunto de incrementos no solo la harina se elevó en sus costos sino también el huevo, aceite y margarina, durante los últimos días de febrero previo.

Pero la desesperación se apoderó de los pequeños productores porque los costos de materias primas se agudizaron por el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania.

Entre los acuerdos se plantearon un sistema de alertas de mercado para generar información fidedigna para evitar la especulación por el conflicto bélico, las variaciones en precios del trigo, paridad cambiaria, las condiciones de transporte y la inflación.

Los productos en pequeño de pan tendrán cursos de capacitación sobre el manejo de harinas para ayudar a la eficiencia y productividad de los hornitos.

En ese marco, la Secretaría de Economía mantendrá un canal de comunicación abierto entre harineras del estado y panificadores para evitar especulación en precios de las materias primas para beneficiar los monederos de las familias poblanas.