Al anunciar que el Ayuntamiento de Puebla desarrollará un análisis del paso de las unidades del transporte público en las calles del Centro Histórico, el alcalde de la capital agradeció el apoyo del gobernador de Puebla en la definición del tránsito de colectivos.

Ayer, desde Casa Aguayo se informó que el Ayuntamiento de Puebla tendrá la certeza legal de diseñar derroteros de los colectivos.

Además, el mandatario reveló que durante los próximos días tendrá un acercamiento con los concesionarios de las rutas que transitan por las vialidades del Centro Histórico para conocer sus inquietudes y privilegiar el diálogo.

Acentuó que este proceso de reordenamiento vial necesita tiempo, por este motivo no dio una fecha para conocer si se aplica la prohibición.

Valoró el respaldo para que sea la administración municipal la que pueda definir el tránsito del transporte público y pueda ser reubicado en otros cuadrantes.

"Estaremos trabajando de manera coordinada y vinculándonos con la secretaría estatal y por supuesto estaríamos valorando la decisión de reubicar el tránsito de esas ruta en esas calles para repararlas y tener un tránsito mucho más seguro y vialidades adecuadas”, subrayó.

Recordó que varias calles del Centro Histórico se encuentran en malas condiciones por la carga de automotores, por lo que destacó que urge su rehabilitación, que en algunos casos será integral aunque esto no ocurrirá de inmediato por carecer de presupuesto.

“Las calles por donde transita el transporte público se encuentran en pésimas condiciones, afecta no solo la movilidad sino la infraestructura vial, agradezco al gobernador ese apoyo y seguimos trabajando de manera coordinada”. 

Insistió que si llegan los recursos de la línea de crédito autorizada por lo LXI Legislatura por el orden de 162 millones de pesos, la rehabilitación posiblemente será este año o durante el 2023.

“Los trabajos de rehabilitación los queremos aventajar a la época de lluvias en las calles que están en pésimas condiciones".

Finalmente, indicó que la 24 Norte-Sur se encuentra en pésimas condiciones, vialidad que es enorme y se necesitan al menos 30 millones de pesos, motivo por el que se determinó buscar el anticipo presupuestal  aprobado por el Congreso en 2021.