La presidenta de la Comisión de Cultura del Senado de la República, Blanca Alcalá Ruiz, señaló que la Cámara Alta ha tomado “con enorme seriedad los trabajos y las discusiones sobre la creación de la Secretaría de Cultura”.
El tema de la cultura es estratégico “y trascendente para el país”, aseveró la también legisladora por Puebla, en el marco de la reunión  de las comisiones de Cultura de las cámaras de Senadores y Diputados  con los titulares de la Secretaría de Educación Pública, (SEP), Aurelio Nuño Mayer, y del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), Rafael Tovar y de Teresa
Con la presencia de los dos funcionarios federales, agregó,  “nos ayuda a despejar muchas dudas”, respecto a  la articulación de las instituciones, como el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) el Instituto Nacional del Bellas Artes (INBA) o el Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine).
Para los senadores, aclaró Alcalá Ruiz, es de vital importancia conocer, por ejemplo, el destino de los derechos laborales de los trabajadores de la cultura, “aunque conocemos la propuesta responsable del Ejecutivo (federal) en la materia”.
 Comentó que en el Senado “estaremos atentos de la deliberación final que concluya la Cámara de Diputados y para que continúe debidamente el proceso legislativo” en la Cámara de Senadores.
Por su parte, el titular de la Secretaría de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer, invitó a diputados y senadores a construir juntos los consensos necesarios para crear la Secretaría de Cultura, y afirmó que el cambio no afectará los derechos de los trabajadores, no creará más burocracia ni  implicará mayores costos a los contribuyentes.
“Se está proponiendo la  Secretaría de Cultura para descargar a la SEP de una tarea que hoy no tiene el tiempo suficiente de atender,  y para darle la fuerza política que hoy no tiene el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta).

El presidente de la Comisión de Cultura y Cinematografía, diputado Santiago Taboada Cortina, destacó la importancia de abordar de manera abierta y plural la eventual creación de la Secretaría de Cultura, con el fin de lograr el mayor consenso posible. También se comprometió a recoger las mejores propuestas y “llevar a buen puerto la iniciativa” que presentó el Ejecutivo federal.