Tras décadas de una creencia errónea de que el Vaticano se mantuvo impasible ante las acciones emprendidas por Adolfo Hitler en Europa, documentos prueban la eficiente red de espionaje que creó el propio Papa Pío XII y cómo ésta fue clave para la derrota de Alemania.

La investigación que da origen a esta novela es realizada por el experto en seguridad nacional Mark Riebling, quien suma a ella su habilidad narrativa para sacar a la luz historias y personajes épicos, como Wilhelm Canaris, el jefe de los servicios secretos alemanes que conspiraba junto con el Vaticano para acabar con el Führer, o el arriesgado vuelo de un editor católico que llegó a los Alpes para esconder secretos hurtados a la guardia personal de Hitler.

Iglesia de espías, publicada por editorial Crítica, contiene un abanico de historias y anécdotas tan increíbles que parecieran tomadas de las mejores tramas de espionaje y que, al ser rescatadas mediante la investigación, se salvan del olvido y muestran una nueva perspectiva  sobre la influencia del Vaticano en el desarrollo de la Segunda Guerra Mundial.

Antes de que en 1939 fuera anunciado su papado, Eugenio Pacelli había sido un feroz crítico del nacionalcionalismo y un defensor de la igualdad racial, pero después de su nombramiento como Pontífice sus críticas al Tercer Reich se esfumaron.
Solamente en su primera encíclica durante la guerra mencionó directamente a los judíos y, tras ella, mantuvo una posición pasiva frente a Hitler que ha sido muy criticada. Pero ahora, con pruebas documentales, Riebling demuestra que ese inexplicable silencio era parte de un plan del propio Pío XII para matar al Führer, ya que al menos apoyó tres complots para acabar con él.

“El último día durante la guerra que Pío dijo públicamente la palabra 'judío' es, de hecho, el primer día en que podemos documentar su decisión de ayudar a acabar con Adolfo Hitler”, escribe Riebling.

MARK RIEBLING es historiador, ensayista, analista político y uno de los mayores expertos en servicios secretos. Estudió filosofía política en la Universidad de Berkeley, California. Fue director de investigación del departamento antiterrorista de la Policía de Nueva York, donde creó el primer servicio secreto de una ciudad desde el Renacimiento. Colabora habitualmente en medios de comunicación como The International Herald Tribune, The Guardian, The New York Times y The Wall Street Journal. Entre sus libros publicados se encuentran: Brecha: La guerra secreta entre el FBI y la CIA (1994, 2002), que junto con Iglesia de Espías (2015) han sido traducidas a más de una decena de idiomas.