El "Niño Héroe" Julio Gómez fue distinguido esta noche como el mejor jugador de la Copa del Mundo Sub-17 al ganar el Balón de Oro, mientras que el de plata fue para Jorge Espericueta y el de bronce correspondió a Carlos Fierro, de acuerdo a las votaciones de los especialistas.

La Bota de Bronce fue para Adryan (Brasil) por sus cinco goles, la de plata para Samed Yesil (Alemania), seis, y la de oro correspondió a Souleymane Coulibaly (Costa de Marfil) por ser campeón goleador con nueve tantos en la justa celebrada en territorio mexicano.

El Guante de Oro correspondió al arquero uruguayo Jonathan Cubero, quien quedó como subcampeón.