Madrid oficializó, este lunes, su candidatura apelando a la necesidad de obtener el mayor evento deportivo del mundo para superar la profunda crisis económica que atenaza al país europeo.
 
Pero el logo presentado por el COE tiene algunas características que se prestan a la confusión. Al observarlo, parece decir "20020", en lugar de "M 20", como realmente figura. Además, la 'i' tiene una tilde, cuando la acentuación no debería aparecer escrita por ser una palabra aguda finalizada en 'd'.
 
La imagen desató diversos comentarios en la red social Twitter, donde los usuarios destacaron las incoherencias. Por eso, el realizador salió al cruce de las autoridades, al asegurar que ese "no es" su diseño.
 
Luis Peiret es un joven de 22 años que se quedó con el primer premio (6 mil euros) por crear el logotipo elegido. Según publica el periódico español El Mundo, el diseñador está "agobiado" por las críticas en Internet.
 
Tras ser seleccionada, la imagen paso a manos de un estudio, que se encargó de hacer los últimos "retoques", antes de la presentación oficial. "Estoy muy contento, pero mi dibujo lo han rediseñado; han partido de la misma base, pero es distinto, aun así me ha gustado", comentó el ganador del concurso.
 
"Prefiero que se sepa que es mi idea pero no mi logotipo; no es mi diseño", agregó el joven, ante las reprobaciones recibidas en diferentes redes sociales.
 
"Eso ya es un problema del estudio que lo ha rediseñado; (los presuntos fallos) no son culpa mía", concluyó al referirse a las confusiones por el "20020" y la tilde.
 
Resta ver si, tras los errores, el logotipo continúa siendo el estandarte de la postulación o si las autoridades deciden modificarlo.
 
Por otro lado, se llevó a cabo la postulación de Madrid como sede olímpica y el acto, más allá de la polémica, se desarrolló con total normalidad. La posibilidad de ser anfitriones ilusiona al público español.
 
"Ahora no sólo queremos y podemos organizar los Juegos, sino que además los necesitamos", sostuvo el jefe del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco. "Se los debemos, sobre todo, a una juventud necesitada y dispuesta a trabajar", añadió.