El Racing de Santander ya es equipo de Liga Adelante. 

Un secreto a voces que ha tomado cuerpo con la derrota frente a la Real Sociedad (3-0), con un doblete de Griezmann y un tanto de Aguirretxe. 

La mala temporada del equipo cántabra se ha consumado con la pérdida de categoría, algo que no sucedía desde la campaña 2000-01, cuando entre Andoni Goicoetxea, Gregorio Manzano y Gustavo Benítez no encontraron la fórmula de la salvación. 

Once años después, Hector Cúper, el triunvirato y Álvaro Cervera tampoco supieron sostener el proyecto en la Liga BBVA.

En medio, una década con luces y sombras. En la gestión han aparecido personajes como el histriónico Dimitar Piterman y el variopinto empresario Ahsan Ali Syed. Éste último ha llevado al club a la ruina social, económica y deportiva. 

En medio, el Racing disputó la Copa Intertoto y alcanzó en dos ocasiones las semifinales de la Copa del Rey, pero casi siempre coqueteando con el descenso. Lo salvó en varias ocasiones en las últimas jornadas hasta que la ruleta dijo basta.