La FIFA suspendió provisionalmente por 90 días a los presidentes de la Conmebol, Juan Ángel Napout, y de la Concacaf, Alfredo Hawit, tras su arresto por su conexión con una investigación de corrupción en el futbol, que produjo la detención de Héctor Trujillo, secretario general de la Federación de Futbol de Guatemala.

Napout y Hawit fueron aprehendidos el pasado jueves en un hotel de Zúrich, donde se preparaban para participar en una reunión del comité ejecutivo de la FIFA.

El comité de ética de la FIFA dijo que la suspensión de Napout y Hawit era en respuesta a su arresto, acusados por fiscales de Estados Unidos de asociación para delinquir, conspiración y corrupción, según se informó en un comunicado.

Veinticuatro horas después, las autoridades estadunidenses detuvieron al guatemalteco Trujillo mientras realizaba un crucero con su familia. El FBI dijo que lo detuvo cuando el barco hizo una escala en Puerto Cañaveral.

Según el New York Times, las autoridades estadunidenses se enteraron que el barco de Trujillo pasaría por ese puerto y lo esperaron allí. No estaba claro si Trujillo sabía que el jueves había sido acusado de corrupción junto con otros 15 dirigentes latinoameri canos.

Trujillo es un abogado reconocido en su país, que ha participado en casos importantes, y magistrado suplente de la Corte Suprema guatemalteca.

Mientras tanto, desde Guatemala se informó que el presidente de la federación local Luis Chiriboga, otro de los implicados, no será extraditado a Estados Unidos.

Son delitos cometidos en Ecuador y la Fiscalía tiene potestad de investigar y juzgar en territorio ecuatoriano", destacó el fiscal general Galo Chiriboga, quien no tiene parentesco con el dirigente. Agregó que Ecuador no permite la extradición de ciudadanos ecuatorianos "pero asume la responsabilidad de que sean juzgados" en territorio nacional.