Un cabezazo del juvenil Víctor Guzmán enmudeció a los hinchas locales que mantenían la esperanza de que los suyos aprovecharan la ventaja de jugar con un hombre más tras la expulsión del capitán de los tuzos, Aquivaldo Mosquera. Pero fue el guardameta Óscar Pérez, de 43 años, quien se llevó el protagonismo tras evitar un festín de goles de los rayados.
A diferencia del partido de ida, esta vez Monterrey no tuvo mejor táctica que atacar para encontrar, lo más pronto posible, el empate. Los pupilos del entrenador Antonio Mohamed lo intentaron a través de las descolgadas a velocidad de Edwin Cardona y Dorlan Pabón; sin embargo, el guardameta de 43 años de Pachuca dio uno de sus mejores partidos. Hasta que al minuto 31 el lateral de los tuzos, Emmanuel García, trabó la pierna de Neri Cardozo y provocó un penal. El colombiano Cardona se encargaría de cambiar la tensión por alegría, pero mandó su disparo lejos de la portería. El error lo mermó.
Al portero Pérez le conocen como Conejo y no es para menos, porque tiene en las piernas unos resortes que le permiten atajar los tiros con trayectoria a gol. Así lo demostró cuando evitó el gol: primero desvió un centro de Pabón, luego tapó una chilena y un taco de Funes Mori. El guardameta de Pachuca era imbatible hasta que la insistencia de Monterrey se vio recompensada. En un tiro de esquina Pabón prefirió una jugada personal, se mantuvo en la periferia del área y mandó un tiro directo a la esquina inferior de la portería. Sólo así rompieron el marcador.
Durante el partido los tuzos desdeñaron el juego agresivo por las laterales que los llevó hasta la final con Jonathan Urretaviscaya e Hirving Lozano como principales armas. Los jugadores preferían hacer tiempo en vez de correr. El gol de los rayados los reanimó para buscar la ventaja en el marcador global. Lo intentaron con Franco Jara y Rodolfo Pizarro, sin fortuna. Sólo al minuto 70 Lozano apareció como flecha para rematar de palomita. La única jugada peligrosa de Pachuca.
El equipo norteño tuvo la oportunidad clara para volcarse a la ofensiva cuando Aquivaldo Mosquera jaloneó a un Dorlan Pabón enfilado al mano a mano contra el guardameta. El capitán de Pachuca dejó en desventaja a los suyos a 16 minutos del final. No obstante, aguantaron hasta el último minuto. Mohamed intentó acentuar la ofensiva con Aldo De Nigris y se guardó dos cambios más, dejó en la banca a un hábil Pablo Barrera y al central Ricardo Osorio para blindar el juego ofensivo.
En un saque de banda Emmanuel García, quien padeció a Pabón, centró al área en busca de Franco Jara, delantero que ya había marcado de cabeza, pero en su lugar apareció el juvenil Víctor Guzmán, quien había ingresado en la segunda parte. Un chispazo de Pachuca que amargó la noche en el estadio BBVA Bancomer. Diego Alonso consiguió su primer título como estratega gracias a uno de los cambios. Guzmán el héroe inadvertido y un Óscar Pérez que desconoce la palaba retiro.