Este jueves a las 18:45 el matador de toros tlaxcalteca, Rodolfo Rodríguez “El Pana”, falleció. Un paro respiratorio cegó la vida del maestro de Apizaco, informó el doctor Francisco Preciado.

El torero luchó un mes por su vida, ya que el trágico percance fue el dos de mayo en la plaza de Ciudad Lerdo, Durango.

Horas antes del fatal desenlace, el doctor Preciado, director del Hospital Civil de Guadalajara y jefe de los servicios médicos de la plaza Nuevo Progreso de Guadalajara, había informado que Rodolfo presentaba una presión arterial y frecuencia cardiaca baja, con estado de ánimo muy deprimido. Esto, pese a que la noche anterior el diestro había estado estable, según comentó el representante de la Asociación de Matadores, Francisco Doddoli, quien estuvo con “El Pana”.

La mañana del jueves se intentó realizar otra tomografía para saber la evolución de la neumonía que presentaba, pero fue imposible debido a que Rodolfo tuvo una reacción medular, una hiperactividad desde el punto de vista medular y bajó mucho su frecuencia cardiaca.

Se ajustó entonces la dosis de medicamento y el control fue doble.

Hasta ahí los médicos esperaban una respuesta del torero y su estabilidad, además deseaban que su estado de ánimo fuera mejor, no obstante que la saturación de oxígeno en sus pulmones había bajado hasta 70 por ciento.

Rodolfo Rodríguez venía presentado este tipo de inestabilidades debido a su estado clínico. En un momento podía estar bien, comer papilla, estar de buen humor, animado y diciendo chascarrillos. Pero en otros presentaba pulmonía, paros respiratorios y presión cardiaca baja. Nada está dicho. Lo único que mantenía al torero en pie era la atención médica y sus deseos por vivir.

Incluso lo bajaron de terapia intensiva para estar más cerca de sus familiares, sin descuidar en lo absoluto las medidas médicas para tenerlo en piso.

Ya estaba cantado, pero nadie se hacía a la idea porque nadie deseaba perder a “El Pana”. Por el contrario, se esperaba que Rodolfo llegara a su natal Apizaco de un momento a otro.