La selección de Argentina siempre es favorita para ganar los trofeos; sin embargo, ayer confirmó lo dicho al superar, sin Lionel Messi, a su similar de Chile por 2-1 en la fase de grupos de la Copa América Centenario.

En el inicio del certamen para ambas representaciones, la albiceleste venció a la vigente campeona gracias a los goles de Ángel Di María (51) y Éver Banega (59). José Fuenzalida hizo el tanto chileno al 90+3.

Con la victoria en esta primera fecha, Argentina tomó la cima del Grupo D gracias a la mejor diferencia de goles, ya que tiene tres puntos al igual que Panamá. En el fondo están, sin unidades, Chile y Bolivia.

Desde que se conoció el calendario copero, este partido era muy esperado, se trataba de los últimos dos finalistas, aunque en condiciones distintas a lo ocurrido el año pasado; Chile con nuevo técnico, Argentina sin su figura Lionel Messi (que jugará hasta el viernes) y en una instancia de ronda de grupos.

No obstante era un compromiso que prometía, los ingredientes estaban en el terreno de juego del Levi´s Stadium, pero el futbol vistoso quedó de lado, por momentos la pierna fuerte era protagonista, pero las llegadas estaban presentes.

La albiceleste, que tuvo un mejor accionar en los primeros instantes, avisó por conducto de Nicolás Gaitán, quien reemplazó a Messi, con cabezazo al travesaño y luego Marcos Rojo con testarazo que exigió al portero andino Claudio Bravo.

No obstante, “La Roja” perdonó antes del descanso al presionar una salida de su rival, donde Arturo Vidal sirvió para Alexis Sánchez, pero éste perdonó, con su disparo bien tapado por Sergio Romero.

En el segundo lapso, el duelo se abrió un poco más, Chile tomó la iniciativa, pero un descuido de Charles Aránguiz significó el 1-0 de Argentina, ya que perdió el balón con Banega, quien tocó para Di María, quien disparó raso a poste de Bravo.

Sin dar opción a la respuesta, los “pamperos”, en una copia de la jugada anterior, hicieron el 2-0 ahora en un contragolpe de tres contra tres, donde el "Fideo" Di María sirvió a Banega, para que definiera una vez más a primer poste del portero chileno.

Así, en un parpadeo Argentina sentenció el encuentro. Sin el aporte de Messi, tomaron la batuta Di María y Banega contra un equipo chileno que mostró desesperación después de recibir el segundo gol; Gonzalo Higuaín y Erik Lamela dejaron ir el tercer tanto con disparos detenidos por Bravo.

Chile volvió acusar la falta de gol, una preocupación constante desde que Juan Antonio Pizzi tomó el mando del equipo. Tuvo que ser una mala salida del portero Sergio Romero lo que permitió el cabezazo de Fuenzalida para el 2-1 en la última jugada del encuentro.

Para fortuna de “La Roja” restan dos cotejos en la Copa contra Bolivia y Panamá, víctimas en el papel, aunque es futbol y todo puede ocurrir.

Argentina dio un golpe de autoridad contra otro de los favoritos, pero el certamen recién comienza y espera mantener la eficacia, recuperar a Messi y no perder a Ángel Di María, quien se ausentó por lesión en las finales del Mundial 2014 y de la Copa América 2015.

El árbitro del encuentro fue el uruguayo Daniel Fedorczuk, quien cumplió con su labor, amonestó a los chilenos Arturo Vidal, Mauricio Isla y Gary Medel, así como a los “pamperos” Ángel Di María y Marcos Rojo.