Formar personas capaces de defender los derechos humanos y dar una mano a aquellos que no están siendo defendidos, es un esfuerzo que debemos tener como institución de educación jesuita, comentó Fernando Fernández Font, SJ, presidente de la Asociación de Universidades Confiadas a la Compañía de Jesús en América Latina (AUSJAL) y rector de la IBERO Puebla en la inauguración de la conferencia Análisis del contexto mexicano frente a los estándares de Derechos Humanos en América Latina.

En su mensaje de bienvenida, el Presidente de la AUSJAL comentó que los Derechos Humanos en el país están atravesando por una severa crisis, tal es el caso Ayotzinapa, el cual ha fracturado el tejido social y ha obligado a generar programas académicos que contribuyan a la formación y capacitación en materia de derechos humanos que abonen a la búsqueda de la justicia y el bien común de los menos favorecidos.

Fernández Font puntualizó que el papel que juega la educación continua es fundamental para formar y fortalecer el conocimiento y las acciones en torno al tema en cuestión. “Es necesario tener este tipo de diplomados pues como universidad no podemos restringirnos a reflexiones y contenidos que únicamente capaciten a las personas para el trabajo”.

“Uno de los retos fundamentales para todas las instituciones, es la propia coherencia. Ser coherentes con nuestros principios, defender al otro, al pobre, al prójimo sin tener el protagonismo que normalmente anteponemos o deseos inconscientes que quieren hacernos sentir bien”, expresó el Rector de la IBERO Puebla.

Por su parte, el Mtro. Mario E. Patrón Sánchez, director del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, quien impartió la conferencia inaugural Análisis del contexto mexicano frente a los estándares de Derechos Humanos en América Latina, expuso que México vive una de las etapas más complejas en términos de vigencia sobre el respeto a las garantías individuales, al menos en las últimas dos décadas.
 
“El año 2015 fue nombrado El año de la supervisión internacional, pues nuestro país recibió al Relator de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre el tema de tortura, el Comité de la ONU sobre desaparición forzada, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), entre otros”, comentó el Director del Centro Miguel Agustín Pro Juárez.

La crisis en materia de Derechos Humanos en el territorio mexicano se puede vislumbrar claramente desde el vínculo que hay entre el poder político y el crimen organizado, lo que da la pauta a que México sea el tercer país más violento junto con Siria e Irak, de acuerdo al Instituto de Estudios Estratégicos de Londres, en su estudio sobre conflictos armados en el mundo.

Ante esta situación, el Mtro. Patrón Sánchez comentó que el presupuesto anual que el gobierno federal destina al rubro de seguridad en el periodo de 2001-2013 subió 200% mientras que, a nivel estatal, éste se incrementó en un 97%. “En total, el dinero que se desembolsó equivale al 1.5% del Producto Interno Bruto (PIB)”.

Esta conferencia formó parte de la apertura del Diplomado Interuniversitario en Derechos Humanos de la AUSJAL, el cual es organizado por el IDHIE de la IBERO Puebla a través del Programa Latinoamericana Interuniversitario de Derechos Humanos.