Dicta la frase que "nunca es tarde para empezar" y Don Felipe Espinosa Tecuapetla es el vivo ejemplo de ello, pues a sus 83 años, se graduó como Ingeniero en Procesos y Gestión Industrial en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP).

En 2016, a sus 79 años, Don Felipe se convirtió en el alumno más longevo en la historia de la BUAP tras aprobar el examen de admisión; compartió clases con jóvenes de 18 años en promedio.

Desde que se conoció su historia, Don Felipe, se ganó el corazón de la comunidad estudiantil de la BUAP, pues siempre recalcó que la edad no era impedimento para cumplir sus metas.

Sin importar ser de la tercera edad, Don Felipe también participó en la megamarcha universitaria convocada por la comunidad estudiantil por los asesinatos de tres alumnos y un chofer de Uber en Huejotzingo a principios de 2020.

A lo largo de su carrera, alumnos de la BUAP coincidieron en que el trato con Don Felipe fue grato y como una lección de vida.

En una entrevista, Don Felipe señaló que antes de ingresar a estudiar, se dedicaba a la venta de cebollas, chiles, limones y tomates en mercados de Tepeaca y Cholula.

En ese sentido, detalló que para llegar a tiempo a sus clases, se levantaba muy temprano (04:00 horas) para trasladarse al campus de San José Chiapa, en la zona donde se ubica la planta armadora de Audi.

A través de las redes sociales se dio a conocer la graduación de Don Felipe, que a sus 83 años, cumplió una de sus metas en la vida.

En cuestión de horas, comenzó la lluvia de felicitaciones para una de las historias más conmovedoras que ha registrado la Máxima Casa de Estudios en Puebla.