El abandono de una política que priorice las energías limpias sobre las fósiles, es arriesgado, “hay una falta de disponibilidad continua de las fuentes limpias, como los aerogeneradores y la energía solar, que depende de las acciones climáticas”.

El analista político de la IBERO Puebla, Miguel Calderón Chelius, dijo que se necesita tener la energía de respaldo, se tiene que tener y la capacidad de usarla, pero si no se usaba están los costos altos que tiene que pagar el gobierno.

Y aunque la apuesta del gobierno federal mexicano, es por recuperar la rectoría del sector energético, dijo que "en el sector petrolero y ahora va encaminado en el sector eléctrico".

Expuso que la política energética del país estaba  muy comprometida y vulnerable, "se tenía conjunto de contrato con el capital privado, que era muy negativo para las finanzas públicas del país".

Recordó que en la administración de Enrique Peña Nieto y las reformas estructurales, se generó un consenso en el que, había coincidencias con la clase política de este momento, pero la discusión política era mucho menor de la que hay ahora.

“Por primera vez, en el manejo de la polémica el gobierno ha contrarrestado en las designaciones de funcionarios públicos y se ha generado debate político importante”.

Ese debate, dijo el académico, sacará a los que no estamos de un lado o del otro, de las dudas que podamos tener, porque son polémicos, "pero lo cierto es que en el país casi no encuentras a nadie que no esté completamente en contra o que esté completamente a favor”.

En relación con los grandes proyectos del actual gobierno federal que encabeza Andrés Manuel López Obrador como el tren transístmico, el aeropuerto y el tren Maya, además de otros en el tintero, dijo que cada uno de ellos tiene su propia lógica, su propia polémica.

Aclaró que, el aeropuerto, el que se dejó de construir tenía muchos problemas y hubiera sido costosísimo para México.

“Pero no acaba de quedar claro que el nuevo aeropuerto va a cumplir su papel, ahí vamos a tener que esperar”.

“Algo muy parecido a lo que pasó con proyectos de AMLO cuando fue jefe de gobierno de la Ciudad de México, como el metrobús, el segundo piso, que fueron polémicos en su momento, que a la larga han marcado línea en CDMX y en todo el país”.