"En la frontera entre México y Estados Unidos, se refuerza la militarización de la zona, con la finalidad de disminuir el flujo migratorio", dijo el académico de la Universidad de Texas, Jeremy Slack.

Sin embargo, aseguró que no se trata de la mejor estrategia, porque han aumentado los cruces fronterizos, por lo que, se trata de una errónea forma de disminuir la migración.

Agregó que buscar disuadir a las personas, es una política que lleva años en Estados Unidos y no ha ofrecido resultados en la disminución de la migración.

Por eso, señaló que con esa lógica, el país vecino no abona para disminuir la cantidad de gente que llega a Estados Unidos, lo anterior, durante la presentación del informe: Vidas en contención: privación de libertad en estaciones migratorias de Puebla y Tlaxcala 2020-2021.

Lo que propuso el académico estadunidense, es que se genere una ruta más de hospitalidad que de agresión, porque el fenómeno migratorio es una realidad del país y de la región.

Además, recalcó que se deben abrir diálogos binacionales sobre políticas migratorias, porque los apoyos de los gobiernos son necesarios, por lo tanto, no es un problema de un país, sino mundial.

Por su lado, la directora del Instituto de Derechos Humanos Ignacio Ellacuría de la IBERO Puebla, Rosario Arrambide González, dijo que, dentro de la visión sobre la migración, esa casa de estudios, busca como objetivo la investigación para la incidencia.

“Hay que hacerse cargo de la realidad y tener una estrategia de denuncia en medios de comunicación, una incidencia mediática y difusión de la información".

Además, destacó que los migrantes deben llegar con las autoridades competentes y que estos asuman la obligación de protegerlos, por eso, afirmó, "se debe generar el diálogo permanente y atender las problemáticas que se presentan”.

Llamada de atención a las autoridades migratorias

La académica, Alexa Rodríguez, denunció que en las visitas que realizan a las estaciones migratorias, encuentran que a los migrantes en detención, les cobran todo.

Por ejemplo, pagan hasta 200 pesos por un kit de limpieza, que por derechos humanos y en tiempos de pandemia debe ser obsequiado, además, les cobran 500 pesos por un kilo de carne.

También denunció que a los migrantes les cobran de 500 a 1000 dólares para permitir la salida de los detenidos de las estaciones migratorias, “les cobran de 30 o 40 pesos para un medicamento, además de mil dólares por una asesoría jurídica”.

Denunció que en las estaciones migratorias los buzones de quejas no tienen lápices, pluma y papel, por eso, afirmó que, preocupa el tema de las quejas, que normalmente no se hacen públicas.