"Es indiscutible que el golpe político de quienes están al frente de los servicios educativos van de la mano con las decisiones del titular de la SEP en funciones, en contra del magisterio", dijo el líder de la disidencia poblana, Gilberto Maldonado.

Agregó que los fervientes servidores del poder acatan la orden sin detenerse a ver si es procedente el cese de trabajadores de la educación.

En ese sentido, puso de ejemplo el despido del ex secretario general de la sección 51 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Cirilo Salas Hernández.

Al igual que los ceses laborales, los motivos de los gobiernos en turno para la reinstalación de maestros son de carácter político, “no estamos de acuerdo, se trate de quien se trate, que, por no coincidir con el gobernante en turno, por atreverse a disentir, sea reprimido de esa manera”.

Maldonado Maldonado reveló que si existen algunas agravantes que se muestren de manera fehaciente, pues hay un proceso que tiene que cubrirse, pero no se puede dar de golpe y porrazo el cese, porque hay un procedimiento administrativo que se tiene que aplicar.

El líder de la disidencia magisterial en Puebla recordó que muchos casos de ceses, desde antes de la llegada del morenovallismo en 2011 fue por motivos políticos, "de compañeros que tenían una gran presencia al interior del movimiento opositor y que, como un escarmiento, fueron cesados".

Por eso, afirmó que como un golpe al movimiento, decidieron cesar de trancazo a varios compañeros, al agregar que esto fue por la oposición a la reforma educativa, pero terminaron ganando los recursos jurídicos y fueron reinstalados.

En el gobierno de Rafael Moreno Valle, afirmó, los profesores del movimiento disidente que fueron cesados, sumaron 42, la gran mayoría afectaron las condiciones de la SEP, que eran posicionamientos indignos como reconocer algo que nunca cometieron.

Todos esos docentes poblanos, recordó, fueron reinstalaron sin ninguna remuneración de salarios caídos, “la mayoría fueron reinstalados, pero alrededor de 11 los mantuvieron cesados y esperaron que concluyera la demanda que se interpuso, que finalmente se ganó”.

Maldonado Maldonado, recordó que la reinstalación de los maestros, se empató con los acuerdos que se tuvieron con el entonces presidente electo de la República, Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

“Estuvimos presentes en Guelatao, Oaxaca, el 12 de mayo del 2018, se hicieron algunos compromisos de reinstalación”, además que, se pagaron salarios caídos.

La primera represión, fue en el gobierno de Mario Marón Torres, con una relación candente con el magisterio, “fue cuando se dieron los primeros ceses, donde a los maestros, les imputaron delitos que no cometieron”.

Por eso, aseguró que, los ceses dentro del magisterio poblano, tienen que ver con decisiones políticas de los gobiernos en turno.