El combate a la inseguridad en la zona metropolitana y en el resto del estado de Puebla, pasa por analizar el índice de corrupción de las corporaciones policiales, que en la percepción de la ciudadanía ha aumentado.

El coordinador de la maestría en Derechos Humanos de la Ibero Puebla, Rubén Alberto Curiel Tejeda, aseguró que, se atienden cuestiones de inseguridad con la policía preventiva, que no es lo mismo que prevención del delito.

De manera paralela, la coordinación entre autoridades municipales y estatales, también pasa por tener un atlas de incidencia delictiva, para saber en qué puntos tienen que intervenir de entrada y la forma en que lo harán.

En el trienio pasado aumentó mucho la corrupción en los propios policías y eso incrementa más la percepción de los ciudadanos que se encuentran en estado de indefensión.

Han sido malas las políticas públicas, tuvimos una presidenta municipal fallida en temas de seguridad, que tuvo una secretaria de seguridad que no conocía el tema y que esto agrava, porque si hoy no se hace algo mañana impacta”.

Curiel Tejeda, explicó, “durante tres años hubo una falta de seriedad en temas de seguridad en Puebla capital, donde tuvimos que ver un enfrentamiento entre la presienta municipal y el gobernador con respecto a la secretaria de seguridad”.

Los resultados, dijo, no se verán de manera inmediata, pero no tener buena estrategia de seguridad se ve a corto y mediano plazo, “ahorita lo estamos viendo a corto plazo, pero de un presidente a otro”.

El coordinador de la maestría en Derechos Humanos de la Ibero Puebla, aseguró que, la inseguridad se ha venido en escalada, por eso, será importante la intervención del Estado en la zona conurbada y se haga un estudio realmente serio.

En las últimas encuestas de percepción de inseguridad, dijo Rubén Alberto Curiel, se puntualiza mucho el robo a transeúntes, el robo a cuentahabientes y el robo al transporte público.

Ahí, hay que ver mapas delictivos para los en qué horarios se presentan, “en esta percepción indica que son zonas comerciales cercanas al centro, el mismo centro histórico”.

Ahí es donde se tiene que atacar de manera coordinada la incidencia delictiva, pero es con base en un estudio, no solamente con patrullas y cámaras de vigilancia.

Meter patrullas y cámaras es parte de la seguridad disuasiva, pero hay que ver qué genera el delito, dónde se genera, las causas, para bajar la incidencia delictiva en esas zonas y horarios”.

El impacto de la inseguridad que pega en el municipio de Puebla, se arrastra de dos trienios, por eso, es fundamental que las políticas de seguridad sean a largo plazo, no a corto plazo, además que sean integrales.

El tema de la seguridad es incierto, por eso, es importante el trabajo coordinado, puede o no puede dar resultados exitosos, pero eso depende de varios factores”.

Primer factor, si todos los presidentes municipales de las zonas conurbadas van a entrarle en el mismo proyecto, y segundo, hacer un atlas serio de la seguridad y no nada más paliativos.