Una vez que un trabajador de la educación alcanza los años mínimos para obtener su jubilación, pasa por un “verdadero calvario” y un trato de exclusión.

El representante del Consejo Democrático Magisterial Poblano (CDMP), Gilberto Maldonado, acusó que los que deben representar al trabajador en ese proceso ante el ISSSTEP, es la sección 51 del SNTE, pero la dirigencia prefiere guardar silencio.

“El trato de exclusión que le dan a los maestros que buscan su jubilación, se presenta desde hace muchos años, donde sus derechos laborales son hechos a un lado y nada hace la representación laboral que está en manos del SNTE en su sección 51”.

"Los años han pasado y los fuerzan a esperar por años para lograr su jubilación y ya se hicieron a la idea, porque, aunque es ilegal y ya cumplieron los años que manda la ley en términos laborales, para aspirar a la jubilación, no lo logran de inmediato".

En contraposición, recordó que en la Sección 23 del SNTE, que está adscrita a la federación y cotizan ante el ISSSTE, solamente esperan los tiempos de la tramitación de la jubilación, que no pasa de tres meses para obtenerla.

“El trato que reciben en la sección 51 del SNTE, es desmedido, porque los hacen esperar muchos años y ya cuando se van, las condiciones laborales en que se encuentran son más complicadas todavía”.

Ante dichas condiciones aseguró que se tienen que revisar esos procesos y que las instancias respectivas, “el ISSSTEP y la sección 51 del SNTE, se adapten a lo que marca la ley, porque la ley es muy clara, es un derecho que se obtiene, pero no se respeta”.

Maldonado Maldonado dijo que se debe otorgar en el momento en que se alcanza de acuerdo a la ley, porque cumplen su tiempo y se quedan formaditos pacientemente esperando.

"Ante esas demoras, ha habido algunos juicios de compañeros que se han atrevido y hasta donde se sabe han logrado que se respete el derecho a la jubilación porque cumplen los tiempos que marcan la ley".

Reconoció que hay casos de dirigentes sindicales que los meten adelante de la lista, dado el maridaje que hay con autoridades de gobierno en turno, que reciben un trato especial, un trato de privilegio sobre los miles que esperan la jubilación.

Gilberto Maldonado afirmó que se tienen que plantear una transformación seria donde se respeten los derechos de todos y no haya trato preferencial.

“Vemos que muchos que toman un cargo, se pelean por estar en la dirigencia, pero no por servir a los maestros, sino por tener una posición de comodidad y de privilegio, por encima de miles de trabajadores”.

"Los que logran su jubilación, no reciben todos los rubros de inmediato, por eso tienen que tocar puertas, primero para recabar los documentos que necesitan para juntar el expediente".

“Son muchos trámites burocráticos para recuperar muchos de los recursos que por derecho de ley les corresponden, por eso, debe haber un trato igualitario y no porque hayan ocupado una cartera sindical, logren antes su jubilación”.