Con base en la última encuesta nacional de discriminación realizada por el CONAPRED, Puebla es de los estados del país con más casos de actos discriminatorios en contra de personas que tienen una identidad de género distinta a la heterosexual, reveló Juan Corona, procurador interino de derechos universitarios en la Ibero Puebla.

Datos del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, revelan que, Puebla es de los estados que más discrimina a la comunidad trans.

El abogado de la Ibero, Juan Corona, indicó que no existen políticas públicas específicas claras en el estado, que ayuden a prevenir actos de discriminación contra la niñez trans.

Con base en una de las más recientes encuestas realizadas por CONAPRED, Puebla es de los estados del país con más actos discriminatorios cometidos en contra de las personas que tienen una identidad de género distinta a la heterosexual, reveló Juan Corona, procurador interino de derechos universitarios en la Ibero Puebla.

El abogado refirió, en entrevista para Intolerancia Diario, que entre esas personas se encuentran las niñas, los niños y los adolescentes trans.

Explicó que una de las razones principales que genera un rechazo hacia las infancias trans tiene que ver con la cultura de los poblanos, sumado a que no existen políticas públicas específicas claras en el estado, que ayuden a prevenir actos de discriminación.

A más de un año de que se publicaron en el Periódico Oficial del estado las reformas con respecto a la Ley de Identidad de género autopercibida en el código civil, el Congreso local todavía no realiza las adecuaciones que permitan a las infancias trans cambiar su documentación o acta de nacimiento si así lo deciden.

Recordó que, recientemente, en marzo pasado, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) dio un plazo de 12 meses al poder legislativo poblano para crear un procedimiento que permita a las infancias y adolescencias trans modificar su acta de nacimiento con identidad de género autopercibida.

Esa omisión del estado es la que en gran medida sigue generando esas prácticas de rechazo y, por supuesto, es un tema cultural que se debe de seguir trabajando”.

Más allá de lo social, la brecha legislativa que se va generando con las modificaciones jurídicas, contribuye a erradicar actos de discriminación en contra de la comunidad trans.

Del mismo modo, indicó que el permitir cambiar el género en las actas de nacimiento de las y los interesados, abre diversas oportunidades laborales incluso educativas.

Hoy en día, muchas personas pertenecientes a la comunidad trans siguen siendo expulsadas de las instituciones por la falta de concordancia o correspondencia entre sus documentos oficiales y su aspecto.

Hizo un llamado a seguir hablando de temas de sexualidad con un enfoque más inclusivo, es decir, que no tomen en consideración una sola orientación sexual.

"Un gran tabú que tenemos como sociedad es no hablar abiertamente de estos temas y eso genera mucho temor, pero también muchos mitos, y eso genera rechazo y discriminación", comentó.

Acerca de si es adecuado una reforma que dejara libre el espacio de género en documentos oficiales hasta que el individuo, por su voluntad, señalara uno, respondió que se tendría que estar trabajando en algunos esquemas de no imposición de género.

Indicó que, lo planteado en la iniciativa de ley en materia de identidad de género puede funcionar para que menores de edad puedan cambiar sus documentos.

Sostuvo que, a partir de los 12 años es una edad oportuna para que una persona pueda asumirse, reconocerse, y sí, así lo decide, iniciar su cambio de documentación.

Usar la Procuraduría de defensa de los derechos de niños, niñas y adolescentes, en caso de que los padres o tutores no permitan el cambio de identidad de género, es otra efectiva herramienta para apoyar a la comunidad trans.