El programa de apoyo económico a los adultos mayores del país denominado Pensión Bienestar, consistente en un pago bimestral de 3 mil 850 pesos, es insuficiente para brindar la calidad de vida que requieren los adultos mayores, indicó Miguel Calderón Chelius, director del Observatorio de Salarios de la Ibero Puebla.

El académico e investigador señaló que, si bien es cierto que el apoyo impulsado por el presidente, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), ha tenido un impacto positivo, sobre todo, entre las familias más pobres, también lo es que no alcanza para cubrir todas sus necesidades básicas.

Advirtió que, en años venideros, se incrementará la cantidad de abuelitos y abuelitas mexicanas, lo que obligará a las autoridades a tener una mayor cobertura.

Dijo que el envejecimiento poblacional es una problemática social y una de las variables centrales en el tema de Bienestar.

"La pensión del gobierno federal está muy lejos de garantizar un nivel de vida adecuado para las personas adultas mayores", expresó.

El académico de la Ibero también criticó el posicionamiento del actual gobierno federal respecto al cuidado de los adultos mayores e infantes por parte de las familias mexicanas, explicando que este tipo de estructura está desapareciendo.

"Para el 2050, los adultos mayores no van a tener esa red familiar tan amplia que tienen ahora, debido a los cambios en la estructura poblacional", apuntó.

Reiteró que las pensiones otorgadas por las autoridades federales siguen siendo muy bajas y no alcanzan a cubrir todas las necesidades básicas de la población adulta mayor.

En otro orden de ideas, indicó que la principal actividad económica realizada por los abuelitos mexicanos es el trabajo por cuenta propia, lo que significa que venden cosas de diversa índole o realizan diferentes labores.

Respecto a eso último, mencionó el caso de los empacadores de los centros comerciales, subrayando que se trata de una actividad precaria porque los adultos mayores trabajan a cambio de propinas y no de un ingreso fijo.

Recomendó a las autoridades garantizar un ingreso mínimo para todas las personas adultas mayores del territorio nacional.

"Es claro que la actual política de transferencias es insuficiente, debería alcanzar al menos a cubrir las necesidades alimentarias", sostuvo.

Abundó que el gobierno federal también debe mejorar sustantivamente los servicios de salud, poniendo énfasis no solo en la cobertura, sino en la calidad, oportunidad y dignidad de estos servicios.

Exhortó a fortalecer la formación de personal especializado en cuidado y atención, geriátrica y gerontológica.

Igualmente, hizo el llamado para crear y ampliar las áreas especializadas en gerontología y geriatría en los hospitales y clínicas.

Y pidió fortalecer los programas de acceso gratuito a medicamentos, además de mejorar la alimentación de la población adulta mayor.