Para el analista político de la BUAP, Paulino Arellanes, el desempeño que hasta ahora han tenido los integrantes de la LXI Legislatura poblana es deficiente y nadan de a muertito.

Así lo refirió en entrevista para Intolerancia Diario, en el marco de la conclusión de otro periodo ordinario de actividades del recinto legislativo, ubicado sobre la calle 5 Poniente.

El académico de la BUAP señaló que los legisladores locales prácticamente han estado "nadando de a muertito", es decir, no han propuesto iniciativas relevantes. 

Los legisladores locales han ocupado su tiempo en emitir opiniones sobre los destapes para las candidaturas a la gubernatura, opinó Paulino Arellanes.

Agregó que ninguna bancada o fuerza partidista ha sido más productiva que otra y que solamente se han concentrado en hacer alianzas políticas.
 
“Creo que este Congreso nadó de a muertito, no tuvo gran producción legislativa, excepto las prisas que ha habido en estos dos, tres últimos meses, en donde ha habido iniciativas de ley por parte del Ejecutivo local”, expresó. 

Arellanes también mencionó que los legisladores poblanos han ocupado su tiempo en emitir opiniones sobre los destapes para las candidaturas a la gubernatura de Puebla

Sentenció que no ha existido un trabajo en beneficio de causas sociales importantes, por ejemplo, los niños en situación de calle, la regularización de las tierras comunales o la protección de los monumentos históricos.

“No hemos escuchado gran parte de eso, de manera que tenemos esperanza que en el próximo periodo pudiese ser más productiva en torno a aquellos problemas que son de interés común en la entidad, en los municipios de Puebla”.

Estuvo de acuerdo en que la despenalización del aborto y la reforma electoral son algunos de los principales pendientes del Congreso de Puebla.

Por lo que respecta al primer tema, subrayó que son muchas la presiones que recibiría la LXI Legislatura, puesto que en el Estado existen muchos grupos conservadores y provida, sin embargo, dijo que ello no debería limitar el actuar de los diputados. 

Acerca de la reforma electoral, explicó que todo depende de la propuesta que mande el presidente de México.

“Indudablemente podría tener resultados más fructíferos, porque no toca de lleno a las arterias del conservadurismo. Todo depende también cómo se encamine la propuesta del ejecutivo federal y en Puebla sería simplemente una resonancia de lo que ocurriría a nivel federal”.

Por último, comentó que la bancada de Morena se ha sujetado a replicar lo que sucede en el acontecer nacional, pero no ha impulsado propuestas propias o sensibles que beneficien a los poblanos.

Al grupo legislativo de Morena en el Congreso del Estado de Puebla, “lo he notado muy apagado”.

Manifestó su expectativa o deseo que, en el próximo periodo ordinario los integrantes de la LXI Legislatura “se pongan las pilas” y saquen adelante tópicos como una nueva ley de migración estatal o una iniciativa para controlar la inflación en la entidad poblana.