Por tratarse de un asunto de salud pública, México tiene las condiciones legales para permitir la despenalización del aborto en todos el país, señaló María del Carmen García Aguilar, directora institucional de Igualdad de Género en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP).

“Sí, (México) está preparado, porque nuestras normativas, nuestras leyes, contemplan precisamente la seguridad de las personas, la libertad de las personas, la libre decisión de las personas”.

En entrevista para TV BUAP, la especialista en temas de género señaló que las interrupciones clandestinas de embarazos han provocado un alto porcentaje de muertes entre las mexicanas.

La académica de la BUAP, hizo un llamado a no caer en confusiones y creer que la interrupción legal del embarazo será un acto obligatorio para todas las mujeres.

En las demarcaciones del país en donde está legalizado el aborto no hay registro de defunciones debido a que se cuentan con las condiciones oportunas de higiene y salubridad. “Cero muertes por aborto en el ámbito de la legalidad”, dijo. 

La interrupción legal del embarazo no es una realidad en la mayoría del territorio mexicano por los distintos contextos socioculturales que existen en cada una de las entidades, entre ellas, Puebla, en donde está muy arraigado el pensamiento conservador.

Del mismo modo, descartó que, si se logra la despenalización, más mujeres se vayan a embarazar e interrumpir su gestación.

“Va a ser una decisión propia y libre, como tomamos otras muchas decisiones”, aclaró.

"Si revisamos la historia del país, muchas mujeres han sido encarceladas o juzgadas injustamente por tener abortos no voluntarios, algunos de los cuales han sido provocados por la violencia de sus parejas".

Recordó que, actualmente el tema se encuentra en espera de análisis en el poder legislativo local, por eso, dijo que, la interrupción legal del embarazo está asentado en los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

“Y estos, a su vez, en los derechos humanos, por ejemplo, la libertad sobre nosotras o nosotros mismos”.

Si bien reconoció que la interrupción legal del embarazo genera mucha polémica en la sociedad poblana, precisó que no se puede dejar de lado la libertad individual para decidir sobre el cuerpo de cada persona.

Coincidió que existen muchas presiones sociales, morales y religiosas para que las mujeres no decidan libremente sobre su cuerpo.

También detalló que, a final de cuentas, la disyuntiva es para ellas, porque son las que deben tomar la decisión de no truncar sus planes profesionales o llevarlos a cabo en compañía de hijos planeados y deseados.

En otro punto de vista, la especialista de la BUAP indicó que la educación sexual será un punto clave en el tema referido, añadiendo que el sector salud debe capacitarse al respecto.

Hizo énfasis en que los varones también deben asumir un papel protagonista en cuanto a los métodos anticonceptivos, porque precisó que, la mayor carga en la materia se le deja al sector femenino.