En el inicio del periodo vacacional, la especialista de la Benemértita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP)Ana Leonor Ignacio Reyes, destacó la importancia de romper con las rutinas de trabajo a fin de que la mente y el cuerpo de las personas se revitalicen.

Entrevistada para los programas de Radio BUAP, sostuvo que hay investigaciones, sobre todo en España, las cuales subrayan la importancia respecto a desconectarse de las rutinas.

Apuntó que la mente necesita desconectarse de los medios digitales o electrónicos y dijo que la época en cuestión puede aprovecharse para convivir con la familia.

“Llaman a esta época la medicina emocional, es decir, el cuerpo sí necesita tomar vacaciones. Por eso el periodo vacacional, es necesario romper con rutinas laborales o familiares", ratificó la especialista.

Ana Leonor Ignacio consideró importante el hecho de regalarse tiempo o ponerse atención a uno mismo, pues aseguró que los hombres y mujeres adictos al trabajo deben hacer un alto en sus quehaceres cotidianos a fin de no “quemarse”.

Explicó que no es necesario salir de la ciudad para encontrar otras rutinas, aunque dijo que en caso de ya tener planeada una expedición, se deben tomar las precauciones necesarias, en especial, por el incremento en el número de contagios de la COVID-19.

Detalló que las familias pueden identificar los hospitales cercanos o inmediatos al lugar dónde van, además de llevar el carnet de seguridad de cada integrante, junto con dinero extra, con el propósito de tener tranquilidad en su salida. 

Acerca de quienes se quedan en casa, hizo un llamado a retomar proyectos o hobbies abandonados, por ejemplo, pintar un cuadro o aprender a cocinar postres.

Por otra parte, comunicó que las vacaciones son sinónimo de romper hábitos, entre ellos, cambiar la hora de levantarse.

Consideró importante el hecho de regalarse tiempo o ponerse atención a uno mismo, ya sea escuchando la canción preferida o acostándose en el pasto o saliendo a caminar.

Indicó que las vacaciones también son un tiempo para cerrar ciclos y reflexionar sobre las personas que se conocieron en meses previos. 

Ello en virtud, explicó, de que algunas familias recientemente tuvieron las graduaciones de los hijos, por tanto, esperan cambios en sus vidas. 

Recomendó plantearse metas a corto, mediano y largo plazo, con la finalidad de tener un bosquejo de lo que se pretenda lograr.